La contención aún es posible para quien actúe rápido, dice jefe misión OMS

Aylward lideró el equipo médico que durante dos semanas a principios de febrero pudo observar cómo se contuvo el brote de coronavirus desde Wuhan, epicentro del mismo, al resto del país

foto: EFE

Washington – La contención del coronavirus aún es posible para los países que actúen rápidamente “porque no hay una pandemia global, hay brotes que ocurren globalmente”, según el doctor Bruce Aylward, jefe del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que visitó recientemente China para evaluar la respuesta del país al virus.

En una entrevista con The New York Times publicada en las últimas horas, este médico canadiense experto en la lucha contra el ébola y otras emergencias sanitarias mundiales consideró que “el contraataque de China” al coronavirus puede replicarse, “pero requerirá rapidez, dinero, imaginación y coraje político”.

Aylward lideró el equipo médico que durante dos semanas a principios de febrero pudo observar cómo se contuvo el brote de coronavirus desde Wuhan, epicentro del mismo, al resto del país: en esas fechas los nuevos casos diarios pasaron de más de 3,000 a 200 y, aunque las cifras puedan aumentar a medida que la economía china recupere la normalidad, por ahora están apareciendo muchos más contagios en otros países, indica el diario.

“Hay un gran pánico en Occidente por los casos asintomáticos. Muchas personas son asintomáticas cuando se hacen la prueba, pero desarrollan síntomas en un día o dos” después, declaró Aylward.

El experto comentó que en la provincia de Cantón (sur de China) se volvieron a analizar 320,000 muestras tomadas originalmente para la vigilancia de la gripe y que menos del 0.5 por ciento resultó positivo, lo que dijo que era aproximadamente la misma tasa que los 1,500 casos conocidos de COVID-19 en la provincia.

Con los datos de los que se dispone ahora, “no hay evidencia de que solo se esté viendo la punta de un gran iceberg, con nueve décimas partes de zombis ocultos que arrojan virus”. “Lo que estamos viendo es una pirámide: la mayor parte está en la superficie, explicó.

En su opinión, “la tasa de letalidad real es probablemente la que se encuentra fuera de la provincia de Hubei (cuya capital es Wuhan) entre 1 y 2 por ciento”.

Preguntando sobre si los casos en China realmente estaban disminuyendo, Aylward respondió: “Sé que hay sospechas, pero en cada clínica de pruebas a la que fuimos, la gente manifestaba: ´No es como hace tres semanas´. Se llegó a un máximo de 46,000 personas que pedían las pruebas cada día; cuando salimos, eran 13,000. Los hospitales tenían camas vacías”.

“No vi nada que sugiriera la manipulación de números. Un brote que se intensificó rápidamente se ha estancado y ha disminuido más rápido de lo esperado (…) hay cientos de miles de personas en China que no sufrieron el Covid-19 debido a esta respuesta agresiva”, añadió.

El jefe de la misión de la OMS en China destacó asimismo que en el resto del país no había resentimiento hacia la ciudad de Wuhan, de 11 millones de habitantes, por ser el epicentro del virus.

“Había una sensación tremenda de,‘ Tenemos que ayudar a Wuhan, “no‘ Wuhan nos metió en esto “. … Hablé con mucha gente fuera del sistema: en hoteles, en trenes, en las calles por la noche. Están movilizados, como en una guerra, y es el miedo al virus lo que los impulsa. Realmente se ven a sí mismos en la primera línea de protección del resto de China. Y del mundo”, aseguró.