La causa principal de los asesinatos sigue siendo el narcotráfico, pero el gobernador no cree que legalizar el uso ayude a combatir la criminalidad

“Legalización de drogas son palabras mayores. Con lo que yo me pudiera identificar es en bajar las penalidades para que nadie esté perdiendo la libertad meramente por consumo de drogas" expresó el gobernador.

Foto: Cybernews

SAN JUAN – El 80 por ciento de los asesinatos que se cometen en Puerto Rico están directa e indirectamente relacionados al narcotráfico, según la información de inteligencia que maneja el Negociado de la Policía de Puerto Rico.

A pesar de esa realidad, el gobernador Pedro Rafael Pierluisi Urrutia no cree que la alternativa para atajar la cultura de violencia que provoca el este negocio ilegal sea legalizar el consumo de drogas.

“Legalización de drogas son palabras mayores. Con lo que yo me pudiera identificar es en bajar las penalidades para que nadie esté perdiendo la libertad meramente por consumo de drogas. Esto es un problema salubrista. Pero no podemos perder de vista es que hay muchas organizaciones que se aprovechan de estos vicios y generan criminalidad. Por eso, cuando me hablan de legalizar las drogas, eso son palabras mayores. ¿Qué vamos a hacer, legalizar organizaciones criminales? Jamás. Nuestra sociedad no está lista para eso y lo peor que podemos hacer es fomentar el uso de drogas que genera esta criminalidad que estamos discutiendo”, dijo el gobernador en conferencia de prensa, en la cual se presentó el detalle el Plan del Gobierno para atajar la criminalidad.

Sobre su disponibilidad a atender un cambio en el enfoque punitivo al usuario de drogas, Pierluisi Urrutia mencionó que va a indagar con la Oficina de la Administración de los Tribunales que ha ocurrido con las Salas de Drogas (Drug Court) que en su momento ofrecían programas de desvío y ayuda a las personas que enfrentaban casos por posesión de droga.

“Voy a investigar por qué ese programa de desvío no está operando como estuvo en los años 90 y dio tan buenos resultados. Yo voy a tomar cartas en el asunto.  La Rama Judicial tiene un rol aquí. Si no hay salas especializadas de drogas, eso tendremos que trabajarlo con el administrador de los Tribunales (juez Sigfrido Steidel) para saber por qué exactamente es que hay menos salas especializadas de drogas. Tambien, tenemos que verificar, porque en aquel entonces se utilizaba a Hogares CREA, Team Challenge y facilidades que ASSMCA tenía a su disposición para asistir a los imputados de delito que se beneficiaban del programa de desvío. Voy a indagar si es que aquí por falta de recursos por la crisis fiscal ya no tenemos esos recursos disponibles. Voy a averiguar, porque no me agrada en nada la situación”, expresó.

El gobernador admitió que existe en Puerto Rico una crisis de violencia que hay que atender en varios frentes.

“¿Cultura de violencia? Seguro, por eso es que tenemos a (el Comité) PARE, para combatir la violencia género. Por eso es que tenemos que enseñar valores en nuestras escuelas. Incorporar en el currículo de forma transcendental la enseñanza de civismo, de que haya respeto y equidad entre las personas, que no se recurra a la violencia verbal ni física. Que no se discrimine. Hasta cierto punto, esto es un asunto social. Entonces, tenemos que combatir la pobreza, tenemos que mejorar nuestro sistema de enseñanza, asegurarnos que todo el pueblo tenga una calidad de vida adecuada. Atender los problemas de Vivienda, atender los problemas de maltrato. Esto tiene muchas vertientes, pero de que lo estamos atendiendo, lo estamos atendiendo”, expresó.

Admitió también el gobernador, de que a pesar de que las estadísticas que maneja el Negociado de la Policía reflejan una baja en los Delitos Tipo Uno y los asesinatos están en la misma cantidad que reflejaban las estadísticas del año 2019 (no se utiliza el 2020, porque en esa fecha se decretó el cierre por la pandemia), la percepción ciudadana es de que la situación es peor.

“Hay una realidad y es que en Puerto Rico hemos tenido un serio problema de criminalidad por décadas. En momentos dados, se ataja, mejoran las estadísticas. En otros, hay repunte. En Delitos Tipo Uno ha habido una baja significativa enorme. En asesinatos, estamos igual.

Ya identificamos que es lo que está sucediendo y se está combatiendo. No se puede tapar el cielo con las manos, cada vez que hay un asesinato, incluyendo cuando hay una víctima inocente envuelta, eso tiene un impacto en la opinión pública, tiene un impacto en el estado emocional de nuestra sociedad. Tenemos una policía comprometida y se le están dotando todos los recursos a nuestro alcance para que cumplan su misión. ¿Cuándo va a cambiar esa percepción? Eso va a cambiar cuando haya una baja significativa en el nivel de asesinatos y cuando nosotros continuemos con el trabajo que estamos haciéndolo y comunicándolo”, mencionó.

Precisamente, sobre los asesinatos la Policía entiende que se trata de gatilleros que son contratados por los empresarios del bajo mundo, para tomar control de los puntos de drogas. Otro de los factores tiene que ver con la escasez de droga (por concepto de incautaciones) que ha aumentado significativamente el precio del producto y provoca guerras por obtener el producto. El kilo de cocaína aumentó de 17 mil a 27 mil dólares.

“Lo que hemos estado viendo, diría yo en las últimas semanas, es que gran cantidad de los asesinatos se están cometiendo en la madrugada, en los fines de semana. Usualmente, el domingo en la madrugada. Por eso, se está enfatizando el patrullaje preventivo a esas horas de la noche. Es decir, en algunas áreas de Puerto Rico donde se está dando esa situación, hay turnos especiales de 10 de la noche a 6 de la mañana para estar bien pendientes. Hemos visto que muchos de estos asesinatos se están dando por acecho. Tenemos un gatillero contratado que espera a esta persona para asesinarla. Y espera que la persona salga de una barra, una panadería, un restaurante, usualmente a altas horas de la noche y cometen el delito. Eso es lo que se está dando”, sentenció.

Según los datos provistos por el gobernador, el Plan Integral de Seguridad ha logrado ocupar 1,210 armas ilegales, 92,833 municiones, 1,088 vehículos y 17,964.2 kilos de cocaína Se han realizado 4,855 arrestos, de los cuales a 314 se les identifica como gatilleros, 92 individuos que figuraban en la lista de los más buscados han sido arrestados y sobre 900 arrestos en el Plan 100X35.

Actualmente hay 9,768 Delitos Tipo I menos, en comparación con el 2019. En cuanto a asesinatos, en comparación con 2019, en esta misma fecha hay exactamente la misma cantidad, 568.