Juramentan dos nuevos senadores del partido gobernante

Foto: CyberNews

SAN JUAN – El exsecretario de la Gobernación bajo la administración de Ricardo Rosselló, William Villafañe, y el exlegislador convicto Héctor Martínez, juramentaron este sábado como nuevos senadores de Puerto Rico bajo el gobernante Partido Nuevo Progresista.

Ambos legisladores resultaron electos tras obtener el pasado 10 de noviembre la mayoría de los votos en las elecciones especiales para dichos cargos.

Villafañe resultó electo con el mayor número de votos en las elecciones especiales que se celebraron el pasado domingo para llenar uno de los dos escaños vacantes en el Senado.

La jura de hoy se llevó a cabo en el hemiciclo de El Capitolio, en San Juan, según se informó en un comunicado de prensa.

En el comunicado, Villafañe agradeció “a todos y cada uno de los electores que el pasado domingo, me brindaron su confianza”.

“Desde que tomé la decisión de aspirar al cargo de senador, me comprometí con trabajar por el Puerto Rico que todos anhelamos. Reconozco que personas electas a ocupar cargos públicos deben tener un compromiso inquebrantable para servirle al pueblo. Este será siempre mi norte”, expresó Villafañe.

A su vez, el senador explicó algunos de los asuntos prioritarios para atender en su agenda.

“Lucharé incansablemente hasta alcanzar la plena igualdad de derechos para todos los ciudadanos americanos que vivimos en Puerto Rico. Nuestra gente merece un trato justo e igualitario”, afirmó.

“De igual forma, trabajaré para delinear nuevas y mejores estrategias para la creación de empleos. No podemos permitir que nuestra juventud continúe saliendo del país porque no encuentran buenas oportunidades. Es doloroso ver como el talento que desarrollamos aquí, tiene que salir de la isla”, añadió.

Finalmente, auguró su compromiso de trabajar en la defensa de los ciudadanos “más vulnerables”.

“Es mi compromiso abogar por los servidores públicos, los hombres y mujeres trabajadores, los niños y jóvenes que representan nuestro futuro. Lucharé por los derechos de los más desventajados, los pensionados, las personas con necesidades especiales y las personas de edad avanzada”, indicó.

Villafañe también formó parte de un chat privado que dirigió Rosselló, en el que participaron otros funcionarios que trabajaron con el exgobernador.

El chat privado resultó ser polémico y provocó la renuncia de Rosselló ante la presión de los puertorriqueños.

Martínez, por su parte, fue condenado a cuatro años de cárcel por aceptar sobornos del empresario de la isla Juan Bravo Fernández, que recibió la misma condena.

Martínez Maldonado fue electo senador en Puerto Rico en 2004 y en 2005 asumió la presidencia de su Comisión de Seguridad Pública, un cargo con el que ejercía control sobre las leyes relacionadas con la seguridad de la isla.

Fue entonces cuando Bravo Fernández, un empresario del sector de la seguridad que presidía la empresa Ranger American abordó al senador para que le ayudase con el progreso de un proyecto de ley que le beneficiaba.

Bravo Fernández pagó a Martínez Maldonado y al también exsenador Jorge de Castro Font un viaje a Las Vegas para asistir al combate de boxeo entre Winky Wright y el puertorriqueño Félix “Tito” Trinidad.

El soborno incluyó billetes de avión en primera clase a Las Vegas, comida y bebidas durante la estancia, alojamiento en lujosos hoteles, entradas para el combate de boxeo valoradas en 1.000 dólares y una noche de hotel en Miami, Florida (EE.UU.) para el viaje de regreso.

Martínez Maldonado sometió a consideración del Senado la ley que beneficiaban al empresario el 2 de marzo de 2005, el mismo día en el que Bravo Fernández compró las entradas para el combate.

Además, Martínez Maldonado y Castro Font apoyaron el proyecto de sometido a votación en el Senado el día después de su regreso del viaje a Las Vegas.

Castro Font fue condenado en un caso separado en 2011 a cinco años de cárcel.