De Juana Díaz para el mundo

En poco más de una década, los tres Santos Reyes de Juana Díaz también han repartido amor y esperanza a los habitantes de Islas Vírgenes, República Dominicana, Cuba, los Estados Unidos, Venezuela, México, España e Italia.

Foto: Florentino Velázquez

El 6 de enero de 1884, el pueblo de Juana Díaz celebró su primera Fiesta de Reyes. Desde entonces, y por 132 años consecutivos, sus habitantes y visitantes han perpetuado esta festividad, única en su clase en Puerto Rico y América.

Todo comenzó en el año 1883, cuando a esta localidad del sur de la isla llegó un sacerdote español de nombre Valentín Echevarría. Al año siguiente, el 6 de enero de 1884, padre Valentín celebró el primer desfile de reyes, pastores y pueblo.

Gracias a su tesón y el fervor del pueblo participante, la Fiesta de Reyes de Juana Díaz ahora cuenta con la honrosa distinción de haber prevalecido a lo largo de tres siglos.

Al presente, incluso, algunos historiadores consideran esta gesta como la celebración religiosa-cultural más antigua de Puerto Rico y, posiblemente, en toda Hispanoamérica.

Su historia se engrandeció a partir del año 1985, cuando el Consejo Juanadino Pro Festejos de Reyes (el Comité Organizador) decidió compartir con otros pueblos, de una manera especial, esta centenaria tradición.

Inspirados en esa idea, dieron vida en 1986 a la Primera Caravana Nacional de Los Reyes Magos y su éxito no se hizo esperar. Lo que en principio pareció una buena idea, finalmente se transformó en un evento religioso-cultural de trascendencia y contagiosa acogida.

De hecho, las visitas de los Reyes a todos los rincones del país ha posibilitado el reencuentro de la gente con una de las figuras más representativas de la cultura religiosa de Puerto Rico.

Como señala el Comité Organizador, “la Caravana ha resultado ser la voz de alerta, la llamada de atención, la convocatoria, el mensaje sublime para devolverle el lugar que le corresponde a Los Tres Santos Reyes en nuestra cultura, en nuestra historia”.

“Esta misión evangelizadora es un regalo de amor en Puerto Rico. Es también una manera de darle cumplimiento al mandato de Jesucristo de dar a conocer la Buena Nueva: el nacimiento del Redentor”, añaden en su portal oficial www.reyesdejuanadiaz.com.

Esta misión apostólica, sin embargo, no se ha limitado al territorio borincano. En poco más de una década, los tres Santos Reyes de Juana Díaz también han repartido amor y esperanza a los habitantes de Islas Vírgenes, República Dominicana, Cuba, los Estados Unidos, Venezuela, México y España.

Asimismo, se han hecho sentir en la ciudad de Asís en Italia y El Vaticano, donde en el año 2004 fueron recibidos personalmente por el entonces papa y hoy Santo, Juan Pablo II.