JCF aumenta umbral de pensionados a 2,000 dólares mensuales tras acuerdo con el ejecutivo y la Legislatura

foto: Cybernews

SAN JUAN – El presidente de la Junta de Control Fiscal (JCF), David Skeel informó el lunes, el aumento a 2,000 dólares el umbral para las pensiones de retirados en Puerto Rico.

“Tras años de duras negociaciones, un grupo diverso de acreedores que incluye a los retirados, sindicatos, bonistas y aseguradores de bonos, así como a otros acreedores del Gobierno de Puerto Rico, acordaron un Plan de Ajuste razonable que proporciona una vía para salir de la quiebra”, afirmó el presidente de la Junta, David Skeel en comunicación escrita.

“Ya casi lo hemos logrado. Alcancemos la meta con la legislación necesaria para reestructurar la deuda y así poder asistir a las vistas de confirmación en noviembre con todas las piezas necesarias en su lugar para levantar la carga de la quiebra del pueblo de Puerto Rico”, añadió.

Mencionó que la Junta, el presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, el presidente de la Cámara de Representantes, Rafael Hernández Montañez, y el gobernador Pedro Pierluisi, han estado trabajando para que el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico confirme el Plan de Ajuste para reestructurar la deuda del Estado Libre Asociado hasta niveles sostenibles.

Tras extensas discusiones con los líderes electos, la Junta está dispuesta a aceptar el aumento del umbral de 1,500 mensuales a 2,000 dólares mensuales para los retirados exentos de toda reducción de beneficios. Este nuevo umbral eximirá de cualquier reducción de beneficios a unos 139,000 retirados gubernamentales, es decir, al 84 por ciento de los retirados del Gobierno.

La Junta también está dispuesta a apoyar el restablecimiento de cualquier reducción de beneficios de pensión en caso de que Puerto Rico reciba fondos federales de Medicaid en exceso de las cantidades proyectadas en el Plan Fiscal Certificado de 2021, y si dichos fondos generan suficientes ahorros en el presupuesto del Fondo General del Gobierno que permitan el restablecimiento de la reducción de beneficios.

Además, la Junta está dispuesta a acordar que los municipios compartan los beneficios resultantes de la reducción del servicio de la deuda, siempre que el Gobierno obtenga y mantenga un financiamiento adecuado de Medicaid. La Junta propone incluir financiamiento adicional al fondo de equiparación municipal existente, que se distribuirá de acuerdo con los parámetros existentes del CRIM.

La Junta estará de acuerdo con estas propuestas si la Legislatura de Puerto Rico adopta la legislación necesaria para el Plan de Ajuste y si el gobernador firma dicha legislación.

Antes de PROMESA, el Gobierno tenía que pagar hasta 25 centavos de cada dólar que recaudaba en impuestos y honorarios a los acreedores; el Plan de Ajuste reducirá esa cantidad a poco más de 7 centavos de cada dólar. El Plan de Ajuste reducirá la deuda pendiente del Gobierno en casi un 80 por ciento, de 33,000 a 7,000 millones de dólares.

“La Junta continuará el diálogo constructivo con la Asamblea Legislativa y el Poder Ejecutivo para encontrar una solución que resulte en la adopción de legislación para completar el proceso de reestructuración de la deuda del Título III bajo PROMESA, paso fundamental para que la Junta culmine su mandato ante la ley”, concluyó.