Investigará gimnasios que cobraron mensualidades durante toque de queda

Una representante informó que someterá legislación para investigar el asunto y “fijar responsabilidad a quienes se aprovecharon de la actual crisis”

Foto: Visualhunt

EL CAPITOLIO – Ante la avalancha de reclamos de la ciudadanía sobre las acciones de varios gimnasios de continuar cobrando membresías mensuales a pesar de no estar operando, la representante Maricarmen Mas Rodríguez informó el martes que someterá legislación para investigar el asunto y “fijar responsabilidad a quienes se aprovecharon de la actual crisis”.

“Durante los últimos días hemos recibidos decenas de quejas de consumidores sobre las acciones sin escrúpulos de varios gimnasios, como el HCOA Fitness Puerto Rico, que continúan cobrando cada mes la membresía a sus clientes a pesar de que no operan desde el 15 de marzo debido al toque de queda decretado por la pandemia del COVID-19. La gente nos indica que no contestan los teléfonos cuando se les llama para reclamar. Todo eso estará bajo investigación”, señaló Mas Rodríguez en una comunicación escrita.

La primera Orden Ejecutiva (2020-23) emitida el 15 de marzo cierra las operaciones de los gimnasios durante la emergencia de la pandemia.

La nueva Orden Ejecutiva, emitida el lunes 4 de mayo, establece, sin duda alguna, que los gimnasios permanecerán cerrados, asimismo como los parques, las pistas atléticas, las playas y los balnearios. La misma está vigente hasta el 25 de este mes.

Según explicó la también presidenta de la Comisión para el Desarrollo Integrado de la Región Oeste, la nueva modalidad de los gimnasios es cobrar una membresía base mensual y añadir los servicios de un entrenador personal, lo que eleva el pago mensual del consumidor a sobre 100 dólares en muchos casos.

“Algunos centros de entrenamiento (gimnasios) están debitando directamente las mensualidades de abril y mayo sin que estos operen. En la práctica están cobrando por algo que no han dado. Adicional, le cobran los servicios de un entrenador personal que no puede trabajar por el toque de queda”, añadió la legisladora.

Señaló que los gimnasios tienen que detener esa práctica inmediatamente y viabilizar líneas de servicio al cliente para canalizar las inquietudes de sus miembros y no referir a cliente alguno que no pague su membresía a las agencias que monitorean el crédito, como Equifax y TransUnion.