Inician conteo de personas abandonadas en las calles del país

El senador "Chayanne" Martínez y más de 800 voluntarios se lanzaron a la calle.

Arecibo – El presidente de la Comisión de Salud del Senado, Ángel “Chayanne” Martínez Santiago, se unió desde temprano en la madrugada a los cientos de voluntarios que se lanzaron a las calles del país para realizar el conteo de personas sin hogar. Este es un requerimiento indispensable del Departamento de la Vivienda Federal (HUD, por sus siglas en inglés) para la otorgación de fondos en la población de Arecibo.

“Este conteo, que se realiza cada dos años, es un esfuerzo trascendental que requiere la participación de cientos de ciudadanos que se unen al esfuerzo como voluntarios. Más de 800 voluntarios, recorren los lugares con alta concentración de personas sin hogar alrededor de los 78 municipios de la Isla para recoger información valiosa sobre la población”, sostuvo el Senador por el Distrito de Arecibo.

El conteo, llamado point in time o punto en el tiempo, provee datos que se utilizan para entender mejor la situación y las características de cada persona; de cada familia y así planificar la mejor solución.

El Titular de la Comisión de Salud del Senado resaltó la importancia de que entidades gubernamentales como la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), el Departamento de la Familia y el Departamento de la Vivienda trabajen de forma integrada con las organizaciones sin fines de lucro y de base de fe para lograr que los servicios a la población sin hogar sean efectivos, eficientes y basados en la evidencia. Martínez Santiago destacó la importancia de conocer de primera mano las necesidades de la población y resaltó que “los datos del conteo proveen una radiografía de un momento dado que sirve como guía para desarrollar las iniciativas que habremos de implementar, no sólo en bienestar de las personas sin hogar, sino para impulsar proyectos de prevención”.

“Cualquiera puede terminar en la calle”, advirtió el Senador para destacar que no existe un estereotipo de la persona sin hogar, sino que los seres humanos que pernoctan en calles, aceras, parques, bancas, puentes o estructuras abandonadas son una población diversa en la que se puede encontrar desde a una mujer profesional que por quedarse sin trabajo perdió todo lo material, hasta a un hombre de edad incierta con enfermedades mentales crónicas. “En la mañana de hoy hemos recorrido en Arecibo el área del antiguo Hospital Regional, las calles del pueblo, los alrededores del residencial El Cotto y encontramos mucha diversidad”, informó Martínez al mencionar que se insertó en el ejercicio como método educativo.

Aunque las estadísticas han reflejado un aumento en la población indigente femenina, en el turno matutino, el grupo de voluntarios que caminó con Martínez Santiago se topó con pocas mujeres.

“Entrevistamos personalmente como a 15 personas. Cada una de las situaciones fue bien diversa, desde un joven con condiciones de salud mental que salió de la cárcel hace ocho meses y no cuenta con recursos familiares, hasta un hombre de 52 años con estudios universitarios que padece de problemas de alcoholismo que minaron sus relaciones familiares”, relató Martínez al hablar del saldo del recorrido mañanero.

El conteo de personas sin hogar en el 2015 registró 4,073 personas sin hogar, aunque se estima que esta cantidad de personas sin hogar pudiera ascender a mas de 12,000 familias abandonadas a su suerte.