Inhabilitados los hospitales del sur para paliar una epidemia de coronavirus

“Si viene un caso, en verdad no tengo dónde ponerlo”, afirmó Pedro Luis Benítez, director médico del Hospital Damas en Ponce. “El protocolo lo tenemos, lo que falta es el espacio”.

Foto archivo

“Si llegase un caso (de coronavirus) hoy, no tengo dónde ponerlo. Tengo que mandarlo a San Juan”.

Con estas palabras, el director médico del Hospital Damas en Ponce, Pedro Luis Benítez Lorenzo, reconoció la limitación que tiene uno de los principales centros de salud en la región sur, en caso de que ocurra un brote de coronavirus COVID-19.

Al cierre de esta edición, al menos cuatro casos sospechosos de coronavirus se han reportado en Puerto Rico. El primero de ellos -una mujer de 68 años de edad- arribó el domingo a bordo del crucero Costa Luminosa, junto a otros 2,826 pasajeros, a quienes se les permitió desembarcar sin revisión en el muelle de San Juan.

“Uno de los problemas que tenemos con esto es que el censo del hospital está bien alto. El hospital está lleno y si viene un caso, en verdad no tengo dónde ponerlo”, afirmó Benítez Lorenzo en entrevista con La Perla del Sur.

“El protocolo lo tenemos, lo que falta es el espacio”, añadió.

Según precisó, en el Hospital Damas hay solo cinco camas de aislamiento y actualmente todas están ocupadas por pacientes con otras condiciones.

Los espacios de aislamiento son vitales para acoger pacientes con síntomas sospechosos de COVID-19. Estas zonas de cuarentena no son solo para casos confirmados de coronavirus, sino para toda persona a quien se le administre la prueba, en lo que trascienden los resultados.

Benítez Lorenzo indicó además que en todos los hospitales de la isla hay poco más de 300 camas de aislamiento, de acuerdo a datos oficiales del Departamento de Salud, lo que catalogó como insuficiente ante la posibilidad de que surja un brote de la enfermedad.

“Tenemos 300 y pico de camas de aislamiento, pero en una pandemia eso se llena como si nada”, advirtió.

Entretanto, en el Hospital Metropolitano Dr. Pila, el número total de camas de aislamiento se limita a ocho, aunque al cierre de esta edición solo dos estaban disponibles.

Según explico su directora de Mercadeo, Rose Amaro Borrero, de ser necesario esta institución podría sumar otras seis camas a su capacidad, mediante la instalación de carpas en el área de estacionamiento.

De igual forma, el Hospital Episcopal San Lucas aseguró días atrás mediante comunicado de prensa que cuenta con 20 camas de aislamiento, el número más alto de cualquier institución médica en la zona sur.

De esta manera, ante una posible epidemia de coronavirus, los tres principales centros de salud en la ciudad de Ponce solo ofrecen un total de 33 camas para aislamiento.

Preguntas sin respuestas

Por otra parte, el director médico del Hospital Damas reconoció que aún existen interrogantes sobre cómo se manejarían los casos de COVID-19, en caso de que pacientes con síntomas sospechosos del virus se presenten.

Entre otras dudas, preguntó cómo se recibirían y atenderían para evitar el contagio de más personas, si llegan directamente a una sala de emergencia.

“En verdad no hay una respuesta a esta pregunta, en este momento”, sentenció. “Si llega el paciente sin mascarilla y resulta que tiene coronavirus, puede contagiar a todo el mundo”.

Por ello, Benítez Lorenzo recomienda que se adopte un protocolo similar al que se ha implementado en países europeos, donde se requiere al paciente notificar de antemano que va a acudir a una institución hospitalaria u oficina médica, para de esta forma habilitar otro punto de entrada y para que el personal médico esté preparado con la protección necesaria.

“Nosotros recibimos información constantemente del Departamento de Salud, con las revisiones de los protocolos. Eso se hace todos los días, pero no hay contestación a todas las preguntas”, reiteró Benítez Lorenzo.

Riesgos en salas de emergencia

Por su parte, el directo ejecutivo de MedCentro, Allan Cintrón Salichs, y el director médico de la institución, la doctora Awilda García Rodríguez, urgieron a la ciudadanía a no convertir las salas de emergencia en su primera opción de ayuda, en caso de que se manifiesten síntomas sospechosos de coronavirus.

“El paciente debe acudir a la sala de emergencia solamente cuando la situación es considerada una emergencia. La sala de emergencia es quizás el lugar donde más personas contaminadas hay, independientemente de que sea el coronavirus o influenza”, planteó Cintrón Salichs.

“Muchas veces se sobre utilizan las salas de emergencia y vienen por cosas que quizás pudieron ser resueltas con una visita a su médico primario”, dijo por su parte García Rodríguez.

“En una sala de espera no puedes tener el espacio necesario para estar alejado (de alguien enfermo). Se recomienda que estés a seis pies de distancia de una persona que esté tosiendo”, añadió.

Atentos al muelle y aeropuerto

Entretanto, la infectóloga del Hospital Damas, Nilda Zapata Molina, destacó la importancia de tomar medidas para evitar que el Aeropuerto Mercedita y el Puerto de Ponce se conviertan en puertas de entrada al virus.

En su pasada edición, La Perla del Sur reveló que aún no se han activado los protocolos de seguridad para vuelos domésticos en el aeropuerto ponceño, terminal donde a diario se reciben vuelos desde los estados de Nueva York y Florida. En Nueva York ya se han confirmado 173 casos, mientras que en la Florida la cifra alcanzaba 20 al cierre de este reportaje.

“El día 26 de marzo viene un crucero al área de Ponce y yo espero que se siga el protocolo que se estableció para que se informe si tienen casos sospechosos, y si tienen, no lo dejen entrar”, dijo por su parte Benítez Lorenzo.

Su preocupación contrasta con un comunicado de prensa emitido por el Gobierno Municipal de Ponce el pasado 3 de marzo, donde la alcaldesa María Meléndez Altieri afirmó que el Hospital Damas es el “hospital contacto” para atender cualquier emergencia relacionada a la llegada del buque.

“Decisiones difíciles”

Ante este panorama, sin embargo, Cintrón Salichs pidió a la ciudadanía no caer en histeria.

“Entendemos que deben continuar llevando su vida como de costumbre, manteniendo buenos hábitos de higiene. En este momento, lo más prudente es mucha higiene y acciones de precaución”, expresó.

Aún así, reconoció que de confirmarse casos en el futuro cercano, el panorama podría cambiar y será necesario tomas “decisiones difíciles”.

Entre ellas, considerar el cierre temporero de escuelas y la cancelaciones de actividades multitudinarias.

“Ahora mismo lo que tenemos son sospechas, pero si se documenta que esas personas (casos sospechosos en la isla) tienen coronavirus, entonces ya tenemos que tomar unas decisiones más drásticas. Esa es mi opinión”.

“Es la única manera de tratar de contener que se siga expandiendo el virus”, puntualizó.

“En este momento, lo más prudente es mucha higiene y acciones de precaución”, expresó Allan Cintrón Salichs, director ejecutivo de MedCentro. (Foto: Florentino Velazquez)