Incierto futuro para cesanteados de Hospital Santa Rosa en Guayama

Por encima del cierre de la clínica, tampoco recibirán pago por los días acumulados por licencia de vacaciones o cualquier otro beneficio.

Suministrada

Los empleados del Hospital Santa Rosa en Guayama recibieron anoche una llamada de parte de la administración, convocándoles para una reunión de emergencia.

Tras la crisis económica que enfrentó desde el pasado año,  la Clínica Santa Rosa Inc. radicó una solicitud bajo el capítulo 11 de la Ley de Quiebra. Ya se rumoraba que el hospital había pasado a subasta, por lo que muchos empleados llegaron a la reunión, convocada para las 8:30 de esta mañana, con la esperanza de recibir noticia de que el hospital llegó a una venta final y estarían bajo nueva administración.

Pero no fue así.

“Nos vemos obligados a notificarle que a partir de hoy, 28 de febrero de 2017, se da por terminada la relación que usted mantiene como empleado de Clínica Santa Rosa Inc. y procederemos al cierre de las operaciones”, leía al final de la carta que puso en sus manos el personal administrativo.

Esta tarde, Linda G. Rosario Martínez, a sus 51 años, llegaba a la fila del desempleo con la incertidumbre de cuál será su situación financiera en los próximos meses.

“Teníamos la esperanza de que nos fueran a dar buenas noticias, pero no fue así. Yo llegué tarde a la reunión y todos estaban tristes, muchos estaban llorando. No es fácil, muchos son padres de familia. Es difícil porque la situación en Puerto Rico no está para esto”, resumió su sentir la enfermera con 28 años de servicio en esa institución.

Ante la trágica notificación, el alcalde Eduardo Cintrón Suarez, afirmó a La Perla del Sur, que los 96 empleados recibieron orientación para las ayudas disponibles a través de la Oficina de Alianza Municipal de Servicios Integrados.

“Ciertamente es un día muy triste para nosotros porque son cerca de 96 empleados que se quedan sin trabajo. A esos se suman 80 médicos que tenían sus privilegios allí como parte de sus servicios”, expresó el ejecutivo municipal.

Empero, Cintrón Suarez destacó que en Guayama continúan operando el Hospital San Lucas y la sala de Metro Pavía. “La ciudadanía en términos de salud podría estar atendida, pero no es menos cierto que cierra una facilidad que daba buen servicio”, acotó el alcalde. Según dijo, “esto tiene un efecto dominó, porque también se afectan las farmacias y comercios aledaños y otras actividades económicas que podrían conformarse alrededor”.

El último contrato firmado para administrador fue el Sistema de Salud Menonita, quien se comprometió a sufragar gastos operacionales, incluidos el pago de nómina y subsidios, según se desprende de la carta que les diera esta mañana la administración a los empleados.

El documento explica que “la situación agravó cuando las aseguradoras que mantenían contrato de pre-pago se negaron a continuar con dicho acuerdo. Además, el proceso de quiebra ha tomado más tiempo del que anticipáramos, lo que ha significado que el Menonita haya tenido que aportar en exceso de lo que había proyectado”.

De manera que, Menonita anunció que no podría continuar con el contrato de administración, tras un gasto operacional de $1.6 millones, sin la certeza de poder recuperarlos, lee el folio.

A consecuencia de esto, se les notificó a los empleados cesanteados que tampoco se les podrá liquidar los días acumulados por licencia de vacaciones o cualquier otro beneficio.

“Le advertimos que usted tiene derecho a presentar su reclamación en el proceso que sigue ante la Corte de Quiebra”, concluye la carta de cesantía, firmada por Fernando Alarcón, presidente del hospital.

Ubicada en la Avenida Los Veteranos en Guayama, la clínica ofrecía servicios de Cardiología, Medicina Interna, Sala de Emergencias, Cirugía, Pediatría, Sonogramas, entre otros. Según información difundida en la web, atendía a sobre 6,000 pacientes diarios.