Importante la psicología deportiva para el desarrollo pleno de los atletas camino a las Olimpiadas

foto: Suministrada

Puerto Rico – Se aproximan las Olimpiadas de Tokio 2020, pospuestas por la situación de la pandemia para este verano, y con ellas llega la ansiedad y hasta el miedo que puede surgir por representar a un país ante miles de personas y ser observado por millones a través de la pantalla chica. 

“Miles de personas van a estar observando las Olimpiadas y el atleta, si no tiene un control emocional, puede estar fallando en su ejecución y ahí es donde entra la inteligencia emocional, lo que es la regulación de emociones para que su ejecución no se vea alterada de forma negativa”, destacó el Dr. Amílcar Colón Cortés, Consultor en Psicología Deportiva. 

Para trabajar las emociones de los atletas antes, durante y después de competencias tan importantes como estas existen los psicólogos deportivos. 

La Asociación de Psicología Americana (APA) define la psicología deportiva como el estudio científico de los factores psicológicos que están asociados con la participación y el rendimiento en el deporte, el ejercicio y la actividad física. 

A pesar de que es una rama que se habla muy poco en Puerto Rico existe evidencia de la década de los 80, cuando se inaugura el Albergue Olímpico y dentro del centro de la salud deportiva cuentan con un psicólogo deportivo. 

También existe la evidencia en los 80, cuando hay una representación nacional -entiéndase los Panamericanos, los Centroamericanos o las Olimpiadas- también las delegaciones van acompañados por un psicólogo deportivo. 

El Dr. Colón Cortés explicó a La Perla del Sur que el atleta va a estar demostrando su ejecución tanto técnica como táctica, pero dentro de la parte mental, entran las emociones y hay que reconocer que hay tres funciones de las emociones en el deporte: 1) preparar la acción; 2) moldear el comportamiento futuro; y 3) ayudar a interactuar mejor con los demás. 

“Es bien importante que los atletas puedan desarrollar una inteligencia emocional, la cual va a ayudar a que se comunique mejor, tanto con sus compañeros, como con los contrincantes”, aseguró.

Existen algunas estrategias comunes para el control de los miedos. Por ejemplo: 

  • Cuando se le enseña a los atletas a sustituir pensamientos negativos por positivos;
  • Cuando se le enseña visualizaciones específicas, como jugadas específicas basadas en unas emociones específicas;
  • También es importante fortalecer la autoestima de los atletas;
  • Es importante desarrollar canales de comunicación entre el entrenador y los compañeros. 
  • Enseñarles a que tengan una mejor atención plena del aquí y el ahora para que tengan un mejor control de sus emociones. 

Existe un fenómeno que también afecta a los atletas que participan de las Olimpiadas que se llama, según Ucha (2021), el JET LAG, una alteración del dormir. “Estos cambios de horario contraen alteraciones en el sueño, bien porque no se llega a conseguir la adaptación de las horas de sueños con las horas en la latitud del país cede.  Esto interrumpe la fase de sueño profundo”, explicó el Consultor en Psicología Deportiva. 

Asimismo, añadió que “para los estudiosos de este fenómeno se requiere al menos un día de adaptación por cada hora de cambio en el horario. De esta forma, siete horas de diferencias requieren siete días para lograr restablecer el ritmo de actividad del organismo, de sueño, de alimentación y otras acciones”. 

Según explicó el Consultor en Psicología Deportiva son cinco funciones del psicólogo deportivo. La primera es la Evaluación y Diagnóstico. En esta función el psicólogo deportivo utiliza cuestionarios, pruebas para poder evaluar la ejecución del deportista, evaluar su estado de ánimo, evaluar la estima motivacional, la inteligencia emocional, evaluar lo que es la resiliencia y llegar a unas conclusiones a unos diagnósticos. 

Una de las segundas funciones es la Planificación y el Asesoramiento. Y aquí puede estar ligado con entrenadores, con directores deportivos para planificar unos torneos. 

En tercer lugar, se encuentra la Intervención, que se puede dividir por edades; se comienza por el deporte base que son las edades tempranas; se puede aplicar en otros espacios de ocio; se puede trabajar también con los atletas de alto rendimiento, que son los más que se ven impactados, pero no se limita. Igualmente -mencionó- el deporte amateur o profesional, 

“En la parte de intervención es donde se va a trabajar el entrenamiento mental. Este entrenamiento mental está basado en el desarrollo de las habilidades psicológicas, que son estas destrezas que pueden ayudar al atleta a ejecutar mejor, a tener un mejor rendimiento. Por ejemplo, está la habilidad psicológica de la motivación, está la habilidad psicológica de la atención y la concentración, está la habilidad psicológica de la toma de decisiones, que son técnicas que se trabajan dentro de un plan de entrenamiento para que el atleta, además de desarrollar la parte técnica y práctica, pueda desarrollar su entrenamiento mental”, detalló el Dr. Colón Cortés. 

En cuarto lugar, se encuentra la función de la Educación. En esta básicamente los psicólogos deportivos están insertados dentro de la Academia, dentro de las universidades impartiendo cursos de psicología deportiva y, por último, la Investigación, que es otra área importante porque va a presentar evidencia científica para tener más conocimiento de cómo una variable en particular puede afectar de forma positiva o negativa.

El Dr. Amílcar Colón Cortés es psicólogo clínico, consultor en Psicología Deportiva, Psicología Escolar y Catedrático Auxiliar en Ponce Health Science University. 

Posee una Certificación Profesional en Terapia Cognitivo Conductual (TFCBT) focalizada en Trauma de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur (MUSC, por sus siglas en inglés). 

Actualmente tiene práctica clínica en: 2351 Blvd Luis A Ferré, Ponce, PR 00717-077. Número de la Oficina: 939-285-3344.