Heend exige renuncia del rector de Ciencias Médicas

"La comunidad universitaria siente una profunda consternación, vergüenza e indignación por las acciones del rector en el Task Force en lo que apunta un intento de saqueo al pueblo mientras mueren decenas de puertorriqueños"  manifestó la dirigente sindical.

foto: Cybernews

San Juan – La presidenta de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (Heend), Jannell Marina Santana Andino, declaró que el rector del Recinto de Ciencias Médicas, Segundo Rodríguez Quilichini, debe renunciar a sus puestos en el Task Force del coronavirus (COVID-19) y en la Universidad de Puerto Rico (UPR).

“En la comunidad universitaria sentimos una profunda consternación, vergüenza e indignación por las actuaciones del rector en el Task Force, que apuntan que se intentó saquear al pueblo en la compra de unas pruebas que procuraban evitar la muerte de decenas de puertorriqueños. Exigimos que renuncie de inmediato a sus puestos como coordinador del Task Force de la pandemia y como rector de Ciencias Médicas. Que procedan las investigaciones pertinentes y que a los responsables le caiga todo el peso de la ley”,  manifestó la dirigente sindical.

Mencionó que a la luz de los testimonios emitidos ayer en las vistas legislativas sobre la compra de pruebas a una empresa australiana por el monto de $38 millones, salió a relucir que Rodríguez Quilichini directamente intervino para que se hiciera esa transacción. Ello a pesar de que habían otras compañías que habían cotizado por cantidades considerablemente menores.

Santana Andino expresó que estudiantes, empleados y profesores de la UPR han dado cátedra aportando lo mejor de sí para aportar a la salud y bienestar del país para combatir la pandemia. Tenemos gente de la UPR en primera línea de respuesta desde los aeropuertos, hospitales y distintos frentes.

Dijo que no es la primera vez que la Heend alza su voz de protesta contra el rector de Ciencias Médica. En el pasado reciente denunciaron los múltiples contratos —inlcuido el activista penepé Eduardo “Tito” Laureano—y los excesos en ese recinto. Pero, desafortunadamente han caído en oídos sordos de la presidencia de la UPR y de la Junta de Gobierno.