¿Hay riesgo de contraer COVID-19 al interior de un ascensor?

Durante el brote de SARS ocurrido en China en el año 2003, se detectó una oleada de personas contagiadas tras compartir ascensor con otras ya infectadas.

Foto suministrada

Poco a poco, se han ido relajando las restricciones de la cuarentena que, en un abrir y cerrar de ojos, trastocó las vidas de millones de puertorriqueños a partir del pasado mes de marzo.

Sin embargo, urge seguir alertas porque el virus sigue circulando, no lo hemos extinguido, no existe vacuna y sigue aniquilando a personas.

Como todos ya conocen, hay que continuar con las medidas de protección básicas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS): desde el aseo recurrente de manos y el distanciamiento físico, hasta el uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos y evitar a toda costa tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Ahora bien, conforme vamos acoplándonos a “la nueva cotidianidad” afloran nuevas dudas sobre cómo actuar.

Una de ellas ya ha sido contestada por el director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Wuhan, China, el doctor Wang Zhou. Según destaca, a la hora de prevenir el contagio en los espacios públicos hay que tratar de evitar lugares con grandes multitudes y poca ventilación.

Y, en especial, los ascensores.

Como el experto recuerda, durante el brote de SARS ocurrido el año 2003 se detectó una oleada de personas contagiadas tras compartir ascensor con otras ya infectadas. Y es que al tratarse de un espacio cerrado y pequeño, el ascensor conlleva un alto riesgo de transmisión.

Así que para evitar la propagación del SARS-CoV-2 recomendó algunas medidas. Entre ellas, que el ascensor se desinfecte todos los días de forma completa y regular con alcohol al 75 por ciento o desinfectantes que contengan cloro.

Asimismo, exhortó al uso de mascarilla antes de entrar a este espacio por si tose otra persona en el interior y a cambiarse de ropa y bañarse inmediatamente después, si en efecto esto ocurrió. Por eso, “si podemos, será mejor usar las escaleras”, agregó.

Por otro lado, el exasesor de la OMS, el doctor Vicente Soriano, recomendó que en los centros de trabajo se priorice el aseo recurrente de manos y superficies; se cuiden las medidas de distancia y se usen mascarillas constantemente.

De hecho, subrayó que los CDC de los Estados Unidos recomiendan el empleo de face shields o pantalla para rostros si se labora por ocho horas, dado que será inevitable tocarse la mascarilla en ese tiempo y es mucho más cómoda la pantalla.

Por tanto, el exasesor de la OMS sentenció que como vamos a vivir unos años con el COVID-19, lo importante es y será la prevención.