¿Hay frutas que los diabéticos nunca deben consumir?

Las personas con diabetes deben controlar el consumo de ciertas frutas, como el corazón, los guineos y las uvas, por su alto contenido en hidratos de carbono; y de sandía y melón, por su elevado Índice Glucémico.

Foto suministrada

Las frutas son alimentos con un alto contenido en fibra y vitaminas, lo que las convierte en alimentos indispensables para lograr una dieta equilibrada.

Y aunque popularmente se cree que estas no son aptas para los diabéticos, lo cierto es que su concentración de hidratos de carbono varía mucho de una a otra.

Por eso, es fundamental que antes de decidir qué cantidad y variedad de frutas vayan a comer, las personas con diabetes conozcan y dominen dos valores:

– Su contenido en hidratos de carbono, pues estos tendrán un efecto directo sobre sus niveles de glucosa en sangre.

– Y su Índice Glucémico: el valor que indica la velocidad con la que un alimento aumenta la presencia de azúcar en la sangre.

Una buena recomendación podría ser consumir fruta entera, con cáscara, como la manzana o la pera, o acompañarlas con alimentos ricos en fibra, dado que esta ayuda a disminuir la velocidad a la que el intestino absorbe el azúcar.

Cuidado con…

Dos casos curiosos son los de la sandía y el melón: ambas contienen un nivel bajo de hidratos de carbono. De hecho, uno de los menores de todas las frutas, ya que con siete onzas de sandía o melón, es decir, una tajada grande de la primera o una mediana del segundo, consumimos aproximadamente una ración de de hidratos de carbono (10 gramos).

No obstante, su alto Índice Glucémico (75 y 60, respectivamente) convierten a la sandía y al melón en alimentos que los diabéticos deben consumir con mesura, pues pueden elevar sus niveles de azúcar en la sangre, demasiado rápido.

En el otro extremo se sitúan las frutas con un alto contenido en hidratos de carbono, como el corazón (Custard Apple), el guineo y la uva.

Por ejemplo, una fruta mediana de corazón (siete onzas) equivale a cuatro raciones de hidratos de carbono (40 gramos). Entretanto, un guineo pequeño (de 3.5 onzas) equivale a dos raciones de hidratos de carbono, y 12 uvas (3.5 onzas) a otras dos raciones de hidratos de carbono.

Por tanto, las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 deberían tratar de moderar o, al menos, controlar, qué cantidades comen de estas frutas, para evitar tomar demasiadas raciones de hidratos de carbono que puedan hacer que su glucemia se sitúe en altos niveles.

Fuente: Fundación para la Diabetes