Guayanilla: una de cada cuatro viviendas tiene daños por sismos

Al cierre de este reportaje, 809 viviendas habían sido declaradas no aptas para vivir (clasificación roja), incluyendo al menos 40 estructuras que han colapsado total o parcialmente, reconoció el alcalde Nelson Torres Yordán.

Foto: Omar Alfonso

A 50 días del temblor de magnitud 6.4 que sacudió el suroeste del país, la inspección de viviendas ha dejado al relieve la magnitud real de los daños en el municipio de Guayanilla.

Según confirmó el alcalde Nelson Torres Yordán, 2,447 de las casi 8,200 viviendas existentes en Guayanilla han sufrido daños a consecuencia de los temblores.

- Publicidad -

De estas, 809 han sido declaradas no aptas para vivir (clasificación roja), incluyendo al menos 40 estructuras que han colapsado total o parcialmente.

A estos resultados se suman otros 1,638 hogares que evidencian daños moderados y que requieren reparación (clasificación amarrilla).

Al cierre de esta edición, el total de casas seguras bajo la clasificación verde ascendía a 5,192. Basado en estas cifras, aún restan por inspeccionar alrededor de 500 viviendas.

Los números confirman que al menos una de cada cuatro viviendas en este municipio sufrieron daños, mientras que miles de guayanillenses tendrán que ser reubicados debido a la inviabilidad de sus propiedades.

“Aún falta mucho trabajo por hacer, pero ya vemos que el impacto en nuestro pueblo ha sido mayor”, declaró Torres Yordán a La Perla del Sur, previo a estimar en $18.5 millones los daños a la infraestructura del Gobierno Municipal.

Viven en peligro

Además, el alcalde reconoció que en su municipio múltiples familias se han negado a abandonar estructuras que han sido declaradas como “inhabitables”, por lo que están expuestas a riesgos, en caso de otro fuerte sismo.

“Hemos hecho los acercamientos a los departamentos de Familia y Vivienda para que nos ayuden en este proceso. Han comenzado a visitar personas que están viviendo en estructuras inseguras, para ver de qué manera se les puede ayudar”, planteó. “No se trata de únicamente decirles que no pueden estar en sus casas, es tratar de darles alternativas de vivienda”.

“Pero tuvimos la experiencia de visitar unas casas tras el temblor del 6 (de enero) y pudimos sacarlos, y con el temblor del 7 de enero esas casas se cayeron. Eso yo personalmente lo viví y todavía me encuentro con personas que nos lo agradecen, porque los sacamos a tiempo”, añadió.

Entretanto, Torres Yordán informó que algunas personas han comenzado a hacer arreglos “criollos” para reforzar sus estructuras, con la esperanza de rescatar su utilidad.

“Hay personas que tienen casas con designación ‘roja’ que las han estado trabajando para que no se les caiga. Han hecho todo tipo de reparaciones y arreglos para no perder su casa”, dijo.

“Pero ni yo ni nadie puede garantizar que con un movimiento telúrico fuerte, esas casas no se vayan a caer. Es la realidad”, advirtió.

Regresan temerosos

Por otra parte, Torres Yordán indicó que el número de campamentos vecinales en su municipio se ha reducido notablemente, si se comparan con las primeras semanas de la emergencia.

Aun así, reconoció que muchas de las personas que han dejado las casetas para regresar a sus viviendas lo han hecho, no porque se sienten seguros en ellas, sino porque están física y emocionalmente agotados.

En un recorrido por comunidades del municipio fue común ver casetas aún montadas en los patios y entradas de viviendas, como medida cautelar.

“Las personas aún están ansiosas y a la menor provocación regresan a sus casetas”, puntualizó el alcalde.

Urgente reactivar el comercio

Por último, Torres Yordán indicó que su administración trabaja en legislación para eximir a los pequeños y medianos comerciantes del pago de arbitrios de construcción, como medida para facilitar la reconstrucción y mejoras a comercios afectados por los terremotos de las pasadas semanas.

Asimismo, enfatizó la necesidad de avanzar con la canalización del río Guayanilla para así atender el histórico problema de zonificación inundable, que por años ha sido una de las trabas para que más comercios se establezcan en su municipio.

A tono con esto, adelantó que próximamente viajará a la capital federal y entre los temas en agenda estará el seguimiento al multimillonario proyecto de canalización.

“El informe del Cuerpo de Ingenieros sigue recomendando positivamente el proyecto y tenemos que buscar la manera de aligerar el proceso de obtener los fondos -una vez se presente el informe final en verano- para que comience inmediatamente”, agregó.