Gremios periodísticos radicarán querellas contra la Policía

Foto CyberNews

San Juan – La Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) y la Asociación de Fotoperiodistas de Puerto Rico anunciaron el miércoles que radicarán querellas contra la Policía y ante el monitor federal junto con los colegas afectados por el uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones del pasado primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

“Es lamentable que los oficiales designados para velar por la ley y el orden violenten esos mismos principios. Es un acto repudiable e indignante el hecho de que periodistas ejerciendo una labor constitucionalmente protegida, sean agredidos físicamente por la Policía de Puerto Rico, aun cuando estaban debidamente identificados”, lamentó Damaris Suárez, presidenta de la ASPPRO en declaraciones escritas.

“Nosotros no estamos a favor de la violencia. Pero censuramos la conducta de algunos policías que no entienden los derechos que cobijan a los fotoperiodistas y periodistas bajo la Constitución”, expresó por su parte, José Rodríguez, presidente de la Asociación de Fotoperiodistas.

Alegaron que durante la jornada un periodista del periódico Metro recibió un macanazo en las costillas de parte de un policía mientras se encontraba cubriendo unos arrestos en Río Piedras. El reportero vestía una camisa distintiva del periódico; portaba a simple vista su identificación de prensa, con nombre y foto y repitió en varias ocasiones que era periodista. “Empero, sin mediar provocación ni justificación, el policía respondió al agredirlo con la macana. Los hechos fueron transmitidos en directo y grabados en imágenes mientras cubría los eventos para su periódico y Radio Isla 1320”, alegó Suárez.

De otra parte, la portavoz de los periodistas alegó que según la información recopilada hasta el momento, ocurrieron varios incidentes en que se obstaculizó el trabajo de la prensa. En varias instancias, periodistas y fotoperiodistas quedaron atrapados entre manifestantes y la Policía y a pesar de que solicitaron a las autoridades salir del espacio para no obstaculizar, no se les permitió.

“Los agentes aseguraron en cámara y en entrevista con los presentes que retrocederían porque habían logrado un acuerdo con los manifestantes, pero después de esa aseveración iniciaron una embestida contra los participantes, incluyendo miembros de la prensa que se encontraban en primera línea cubriendo tanto a la Policía como la protesta e igualmente fueron afectados por gas pimienta, gases lacrimógenos y los golpes propinados”, alegó.

Otro incidente informado, según Suárez, fue el de un periodista que llevaba una máscara para protegerse de los gases lacrimógenos y poder respirar cuando un policía se lo arrebató a pesar de que no estaba cometiendo ningún delito.

“Los periodistas y fotoperiodistas sabemos a lo que nos exponemos en la calle. Sabemos, entre otras cosas, que estamos expuestos a críticas y empujones en medio de grandes multitudes. No obstante, la médula aquí son los ataques intencionados, no casos meramente incidentales a la cobertura noticiosa, cosa que, reiteramos, es inaceptable en un país en el cual tanto se profesa la ley y el orden”, añadió Suárez.