Gobierno asegura que es “inminente” llegada del coronavirus a la isla

El gobierno de Puerto Rico podría llegar a cerrar lugares donde hay una alta concentración de personas como es el caso de los cines y conciertos, entre otros

Foto: Visualhunt

San Juan – El gobierno de Puerto Rico podría llegar a cerrar lugares donde hay una alta concentración de personas como es el caso de los cines y conciertos, entre otros, a la vez que indicó que es “inminente la llegada del coronavirus” a la isla.

A su vez, la gobernadora ha convocado hoy a los alcaldes para informales de las medidas a adoptar y de las ya tomadas.

“He convocado a todos los alcaldes y alcaldesas de Puerto Rico al Departamento de Estado para poder ampliar la discusión e informarles de todos los protocolos que establecimos como Gobierno ante la amenaza del coronavirus”, dijo en un tweet este lunes la gobernadora, Wanda Vázquez.

A ello se suma el anuncio realizado por el gobierno local este fin de semana en el sentido de que ampliará las medidas a implementar para su control.

En declaraciones hoy a la emisora Radio Isla 1320, el secretario de Salud Rafael Rodríguez, quien afirmó que la “llegada inminente” del coronavirus se debe al cambio de situación en la región del caribe.

El Gobierno de República Dominicana anunció este domingo que se ha diagnosticado el primer caso de enfermedad de coronavirus en el país, en un turista italiano de 62 años, que está en aislamiento.

Además tres casos de coronavirus (COVID-19) fueron confirmados este domingo en las islas caribeñas de San Bartolomé y San Martín (parte francesa).

Los casos fueron ratificados tras las pruebas llevadas a cabo por el Laboratorio del Instituto Pasteur de la isla caribeña de Guadalupe, territorio francés de ultramar.

Los afectados serían un joven residente en San Bartolomé y unos parientes procedentes de Francia que hicieron escala en San Martín.

En este sentido, el secretario de Salud en Puerto Rico subrayó que debido al cambio de circunstancias en la región se van a tomar nuevas medidas y reforzar algunas de las existentes pero, advirtió, el “gobierno está listo”.

A su vez, indicó que “no queríamos decir ciertas cosas (antes) para no tener el público en una histeria”.

Otra de las decisiones que se podrían llegar a producir es la de suspender las clases.

Esta suspensión de clases en el sistema público de enseñanza se une a la ya llevada a cabo por los sismos registrados entre diciembre y enero en el sur de Puerto Rico.

También señaló en la entrevista radiofónica que los casos que se han tratado “han sido negativos” y “no ha sido necesario hacer la prueba”.

En este sentido, ha advertido y reconocido que el sistema de salud de la isla no dispone de esas pruebas por lo que las mismas deben enviarse a Estados Unidos.