Gobernadora habla con Trump para atender el COVID-19 en la isla

Ante toda esta preocupación, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Méndez, solicitó el domingo al Negociado de la Policía de Puerto Rico, así como a la Compañía de Turismo, entre otras agencias, acción para detener la entrada de embarcaciones privadas a las áreas de las marinas de la isla

foto: EFE

San Juan – La gobernadora Wanda Vázquez, conversó telefónicamente este lunes con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, entre otros altos funcionarios federales y locales, con el fin de atender la pandemia del COVID-19 en la isla.

Según un tuit de Vázquez, en la llamada también participaron el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence; el administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, Peter Gaynor; el secretario interino de Salud local, Lorenzo González, y el director del “task force” médico en la isla, Segundo Rodríguez.

Hasta este lunes, en Puerto Rico, se habían confirmado seis muertes relacionadas con el COVID-19 y 174 personas que han dado positivo a las pruebas del virus, según el informe más reciente ofrecido por el Departamento de Salud.

Igualmente, se han realizado un total de 1,898 pruebas de COVID-19 en Puerto Rico, de las que 930 han resultado negativas y aún se esperan por los resultados de otras 794.

Y con el fin de detener los contagios en la isla, la gobernadora Vázquez firmó la Orden Ejecutiva 2020-023, que prohíbe el uso de las marinas como puerto de entrada a la isla de personas provenientes de otras jurisdicciones que no sea la de Puerto Rico, informó este lunes el secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Rafael Machargo.

La orden ejecutiva prohíbe también que atraquen embarcaciones de o en la marina para uso recreativo, pues solo permite el uso de marinas a embarcaciones relacionadas a la pesca comercial, por ser parte de la cadena alimentaria, y no la recreativa.

Los pescadores, por su parte, deben tener su licencia de pescador comercial o pescador comercial principiante.

Si la licencia de pescador comercial expiró en marzo, están autorizados.

Como excepción, solo en casos de emergencia, se permite la entrada de embarcaciones de otras jurisdicciones únicamente a las marinas del Club Náutico de San Juan, Marina Pescadería Puerto Real en Cabo Rojo, Club Náutico de Ponce y Marina Puerto del Rey de Fajardo.

Ante esto, personal del DRNA ha informado debidamente a todas las marinas de los procedimientos y ha brindado copia de la comunicación que especifica el cumplimiento a seguir.

Este lunes, igualmente, personal del Cuerpo de Vigilantes del DRNA ha realizado patrullaje marítimo y visitando las marinas para hacer cumplir la Orden Ejecutiva 2020-023.

Por otra parte, si la entrada de las embarcaciones se debe a emergencias médicas, la persona enferma deberá ser llevada al hospital más cercano al puerto de entrada.

Los acompañantes, por su parte, deben continuar su travesía o si deciden permanecer en Puerto Rico deberán entrar en cuarentena por los un periodo 14 días.

Si la entrada es por falta de combustible o artículos de primera necesidad imprescindibles para completar la travesía previamente planificada a otro puerto que no sea las marinas designadas, se “rebastecerá” de combustible o adquirirá los artículos de primera necesidad dentro de la marina.

Asimismo, la agencia explicó que solo se permitirá la entrada a las marinas a personas que sus embarcaciones sean su residencia principal y dicha embarcación haya estado anclada a la marina desde el 14 de marzo del 2020 y no haya zarpado durante ese periodo de tiempo.

Ante toda esta preocupación, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Méndez, solicitó el domingo al Negociado de la Policía de Puerto Rico, así como a la Compañía de Turismo, entre otras agencias, acción para detener la entrada de embarcaciones privadas a las áreas de las marinas de la isla.

“La seguridad marítima es un asunto de vital importancia. Reconocemos el esfuerzo que están haciendo las marinas privadas a través de toda la isla, pero es evidente la falta de control que se actualmente existe, la cual permite que botes de diferentes nacionalidades entren a las aguas cercanas a las marinas para atracar y desembarcar, esto en medio de la emergencia causada por el COVID-19 no se puede permitir”, sostuvo.