FBI arresta a un hombre por posesión de un arma modificada para disparar automático

foto: Cybernews

SAN JUAN – El Agente Especial a Cargo Rafael A. Riviere Vázquez, de la Oficina de San Juan del Negociado Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés), anunció este domingo el arresto de Víctor Manuel Pérez Avilés.

Pérez Avilés fue acusado mediante Querella por violaciones al Título 18 de los Estados Unidos, Sección 922(O) (Posesión de una Ametralladora), por eventos que ocurrieron el viernes, en Carolina, Puerto Rico.

El 14 de agosto de 2020, Pérez Avilés impactó con su vehículo a una patrulla de la Policía Municipal de Carolina. Acto seguido, abandonó el auto con una pistola y huyó. Agentes de la Policía Municipal de Carolina persiguieron y detuvieron a Pérez Avilés, ocupándole una Glock mutilada con cargadores extendidos. Agentes Especiales de la Escuadra de Crímenes Violentos del FBI San Juan, respondieron a la estación de policía en que Pérez Avilés se encontraba detenido.

Luego de evaluar los hechos y la evidencia, se obtuvo una orden de arresto federal y el FBI tomó custodia de Pérez Avilés, quien fue transportado, bajo arresto, a la Oficina de Campo del FBI San Juan para su procesamiento. Fue ingresado al Centro de Detención Metropolitano en Guaynabo, donde aguarda su vista inicial. Los esfuerzos investigativos continúan.

El enjuiciamiento de este caso está a cargo del Fiscal Federal Auxiliar David Henek y es investigado por la Escuadra de Crímenes Violentos de la División de San Juan del FBI.

Las confidencias e información ayudan al FBI y a sus colegas federales, estatales y locales en el desempeño de sus funciones. Por ello, se le solicita al público que contacte a la Oficina de San Juan del FBI al 787-754-6000, o reporte confidencias a través de la línea de pistas (tips) del FBI, disponible en la página de internet Tips.FBI.Gov.

Los querellantes podrán permanecer anónimos. Se le recuerda al público que una querella sólo contiene cargos y no es evidencia de culpabilidad. Todo acusado se presume inocente hasta que se pruebe lo contrario más allá de toda duda razonable. El Gobierno de los Estados Unidos tiene el peso de la prueba.