Fármaco experimental muestra potencial contra el alzhéimer

“Esto significa que el fármaco puede ayudar a preservar la función de las neuronas, incluso en las últimas fases de la enfermedad”, puntualizó la doctora María Cuervo.

Foto suministrada

Investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein en Estados Unidos han diseñado un fármaco experimental que revierte los síntomas claves de la enfermedad de Alzheimer en ratones.

El fármaco funciona revigorizando un mecanismo de limpieza celular que se deshace de las proteínas no deseadas al digerirlas y reciclarlas, según publican en línea en la revista Cell.

“Los descubrimientos en ratones no siempre se trasladan a los humanos, especialmente en la enfermedad de Alzheimer”, describió a Europa Press la doctora Ana María Cuervo, codirectora del estudio.

“Pero nos animó encontrar en nuestro estudio que la caída de la limpieza celular que contribuye al alzhéimer en los ratones también se produce en las personas con la enfermedad, lo que sugiere que nuestro fármaco también puede funcionar en los seres humanos”, añadió.

En la década de 1990, la doctora Cuervo descubrió la existencia de este proceso de limpieza celular, conocido como Autofagia Mediada por Chaperonas o AMC, y ha publicado 200 artículos sobre su papel en la salud y la enfermedad.

La AMC se vuelve menos eficiente a medida que las personas envejecen, lo que aumenta el riesgo de que las proteínas no deseadas se acumulen en grupos insolubles que dañan las células. De hecho, el alzhéimer y todas las demás enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por la presencia de agregados proteicos tóxicos en el cerebro de los pacientes.

“Es importante destacar que los animales de ambos modelos ya mostraban síntomas de la enfermedad y sus neuronas estaban obstruidas con proteínas tóxicas antes de que se les administrara el fármaco”, señaló la doctora Cuervo.

Según destaca, “esto significa que el fármaco puede ayudar a preservar la función de las neuronas, incluso en las últimas fases de la enfermedad. También nos entusiasmó que el fármaco redujera significativamente la gliosis, es decir, la inflamación y la cicatrización de las células que rodean a las neuronas del cerebro”.

“La gliosis está asociada a las proteínas tóxicas y se sabe que desempeña un papel importante en la perpetuación y el empeoramiento de las enfermedades neurodegenerativas”, agregó.

El tratamiento no pareció dañar otros órganos, ni siquiera cuando se administró a diario durante largos periodos de tiempo. El fármaco fue diseñado por el doctor Evripidis Gavathiotis, catedrático de Bioquímica y Medicina, y codirector del estudio.

Para descripción adicional sobre este hallazgo, en voz de la doctora Cuervo acceda al vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=TW6bfIJGceM.