Farmacia en Juana Díaz administró vacunas contra el Covid a menores de 12 años

En las próximas semanas, el Departamento de Justicia espera radicar acusaciones formales relacionados a este caso, adelanto el director de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud, Jesus Hernández.

Foto: iStock

Durante el pasado mes de junio, personal de la Farmacia Gabriela II en el sector Cayabo de Juana Díaz inyectó a 22 niños de siete a 11 años de edad con vacunas contra el Covid-19, en clara violación a directrices médicas federales y locales que prohíben esta práctica en menores de 12 años.

El hallazgo, que no fue divulgado hasta este martes por el Departamento de Salud, es investigado desde hace una semana por La Perla del Sur, tras confidencias de fuentes vinculadas al suceso.

Las revelaciones fueron confirmadas a este semanario por el director de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud, Jesús Hernández, quien además aseguró que tanto su agencia como el Departamento de Justicia mantienen activa una pesquisa del asunto.

“Esta es la primera vez que nosotros vemos este asunto, de un proveedor vacunando a menores de 12 años”, declaró Hernández. “Fueron más de 20 personas y eso sí es algo serio”.

Asimismo expresó que personal de su oficina y del Departamento de Justicia ya han entrevistado a los padres de todos los niños que fueron vacunados y que muchos han prestado declaraciones juradas.

“Interpretación”

Según una fuente vinculada a la pesquisa, la gerencia de la farmacia explicó a los investigadores que el error ocurrió debido a la “mala interpretación” de una orden administrativa, donde el Departamento de Salud autorizaba a farmacias a vacunar a niños de siete años en adelante contra la Influenza.

La Perla del Sur intentó corroborar estos datos con un representante oficial de la Farmacia Gabriela II en Juana Díaz, pero personal de turno en el local se limitó a responder que la persona a cargo estaba “de vacaciones”.

Días sin intervención

Por otro lado, a preguntas sobre el período durante el cual se produjo la vacunación de los menores, Hernández comentó que ocurrió durante “varios días” del mes de junio.

Sin embargo, fuentes de este semanario plantearon que el proceso irregular de inmunización pudo extenderse hasta por seis días, entre el 16 y 22 de junio.

Asimismo, que fue un pediatra de Juana Díaz quien alertó al Departamento de Salud sobre la situación. Esto luego de atender en su consultorio a uno de los menores vacunados.

Posteriormente, la Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud ordenó que la farmacia cesara sus vacunaciones y, utilizando los formularios de todas las personas inmunizadas en el local, pudo identificar a los 22 niños menores de 12 años.

No estaba claro si sufrieron o no alguna reacción adversa a la vacuna. Sin embargo, a la hora del cierre Hernández aseguró que todos se encuentran en buen estado de salud.

¿Por debajo del radar?

Aunque el Departamento de Salud asegura que comenzó su investigación al momento que advino en conocimiento del suceso, la agencia tardó varios días en percatarse.

Ante esta anomalía, Hernández respondió que los proveedores tienen 48 horas para entrar la información de los pacientes al Sistema de Vacunación del Departamento de Salud y que el análisis de la información demanda más tiempo.

“Estamos hablando de miles de vacunas que se están utilizando diariamente. El proceso de vacunación es a nivel isla, es bastante información. Por eso es que recurrimos a la ciudadanía, que si conoce algún asunto que es impropio o contrario a ley, que nos deje saber”, dijo.

Por su parte, la directora del Programa de Vacunación del Departamento de Salud, Iris Cardona Genera, reconoció que existen demoras para reflejar en sistema los datos provistos por los proveedores.

“Nosotros miramos los reportes de casos todos los días, pero no necesariamente los que tú vacunes hoy, aparecen hoy. Pueden aparecer uno, dos, tres, cuatro días después”, respondió.

“Hasta las últimas consecuencias”

Por otro lado, Hernández adelantó a que próximamente el Departamento de Justicia podría anunciar la radicación de cargos relacionados a estos hechos.

“Nuestro norte en el Departamento de Salud es llevar esto hasta las últimas consecuencias. Claro está, el Departamento de Justicia es nuestra mano derecha, a través de los fiscales. Al final de todo, se va a determinar qué día se radicarán las acusaciones”, sostuvo.

“Yo le aseguro que esto no es una consecuencia administrativa, que se va a quedar en un asunto administrativo. Aquí estamos hablando de menores. Se conocía, con toda la propaganda que se le ha dado a todos los proveedores, que no se pueden vacunar menores de 12 años”, abundó.

“Entiendo que en las próximas semanas ya podríamos tener un resultado final para que entonces el Departamento de Justicia pueda radicar los cargos pertinentes”, añadió.

“Falló el sistema completo”

Entretanto, la epidemióloga y catedrática del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, Cruz María Nazario Delgado, sentenció que el incidente era predecible.

“Esto no me toma por sorpresa, porque desde el primer día no siempre se siguieron los protocolos de vacunación y las prioridades se violentaron. Hemos visto cómo personas que no les tocaba se saltaron en la fila y se vacunaron, sin importar la etapa en que se encontraba el proceso”, comentó.

“Aquí hay que preguntarse, ¿quién estaba supervisando a esta farmacia? ¿Cómo es que esto pasa durante varios días antes de que alguien finalmente se percate que estaban exponiendo la salud de estos niños”, continuó.

“Errores humanos pueden ocurrir, pero son demasiados niños y ocurrió durante días. Hay cuestionamientos serios sobre cómo se está dando la supervisión, cuando ocurre algo como esto”, añadió. “Esto es una falla de muchas personas. Falló el sistema completo”, sentenció.

Personas que observen prácticas irregulares en el proceso de vacunación contra el Covid-19 pueden comunicarse con la Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud al 787-522-6300 o al correo electrónico: investigaciones@salud.pr.gov.