Farmacéutica producirá la vacuna de Johnson & Johnson

Las fuentes gubernamentales aseguraron que esta colaboración es histórica pues "reconoce que este es un esfuerzo de tiempo de guerra"

Foto suministrada

Washington – El Gobierno del presidente Joe Biden anunciará este martes que la farmacéutica Merck, Merck Sharp & Dohme fuera de Estados Unidos, producirá la vacuna contra Covid-19 de Johnson & Johnson como parte de un acuerdo para acelerar la distribución de la campaña de inmunización, informó The Washington Post.

La Casa Blanca promovió el acuerdo para hacer frente a los retrasos de Johnson & Johnson, que recientemente dijo que produciría 20 millones de dosis en lugar de los 25 millones inicialmente previstos antes de finales de marzo.

Merck, que intentó sin éxito producir su propia vacuna contra Covid-19, pondrá al servicio de la producción de la vacuna de J&J dos fábricas en Estados Unidos, una para llenar los viales con el antígeno y otra para producir la vacuna en sí misma.

Las fuentes gubernamentales consultadas por el diario aseguraron que esta colaboración es histórica pues “reconoce que este es un esfuerzo de tiempo de guerra”.

El acuerdo se sirve de un marco legal creado para tiempo de guerra y para que el Gobierno pueda asegurarse capacidad productiva en momentos de crisis y contribuirá para que Merck pueda tener garantizado el acceso a la maquinaria y las materias necesarias para producir la vacuna.

Merck tiene una larga trayectoria y experiencia en la producción de vacunas, aunque sus intentos en el desarrollo de una vacuna contra Covid-19 no dieron los resultados esperados en las pruebas clínicas.

La vacuna de Johnson & Johnson recibió la autorización de emergencia en Estados Unidos este fin de semana, con lo que se convierte en la tercera vacuna que puede distribuirse en el país, después de las de Pfizer/BioNTech y Moderna, que utilizan la novedosas tecnología de ARN mensajero.

Al contrario que las otras alternativas, la vacuna de J&J utiliza una técnica de inmunización más tradicional, con información genética transmitida en un adenovirus, por lo que puede ser almacenada a temperaturas comunes en cualquier refrigerador.

Además, requiere de una sola dosis y no de dos vacunas, algo que ha complicado hasta la fecha la logística del programa de inmunización.

La vacuna de J&J provee protección de la enfermedad al garantizar que de contraer el virus sus efectos no serán graves ni requerirá hospitalización, con lo que su llegada es vista con esperanza en el combate contra la pandemia.