Fallece en Puerto Rico sacerdote español por COVID-19

Este es el segundo fallecimiento de un sacerdote católico en Puerto Rico a causa de COVID-19.

Foto: Visualhunt

San Juan – El sacerdote español Jesús María Maiza Jáuregui, quien llevaba 30 años como párroco de la parroquia Santísimo Sacramento en Caguas, falleció el pasado martes por consecuencias de COVID-19, confirmó este jueves la secretaria de la iglesia, Maricarmen García.

“Él era muy querido, una persona muy servicial”, afirmó García en tono lloroso ante el fallecimiento del párroco de dicha iglesia que ubica en la calle Caney de la urbanización Caguax.

García, quien llevaba siete años como la única secretaria que había tenido la parroquia, según admitió, dijo que el cuerpo del sacerdote será cremado, por lo que no habrá velatorio, aunque sí habrá una misa por su descanso cuando la funeraria entregue las cenizas.

El Padre Maiza Jáuregui era natural del País Vasco.

Se informó que éste llegó a Puerto Rico el 7 de octubre de 1986 y estuvo hasta el 2004.

Luego, salió por tres años y volvió a la isla en 2007 hasta esta semana.

Jose L. Flores Medina, otro feligrés de la parroquia lamentó la muerte del sacerdote español.

“Lamentable perdida de nuestro Padre Jesús de la Parroquia Santísimo Sacramento de Caguax. Un gran ser humano y un excelente sacerdote”, afirmó Flores Medina en su cuenta de Facebook.

A su vez, agradeció a Maiza Jáuregui “por toda tu entrega y servicio de llevar la paz, armonía y enseñanzas a través de la sagrada palabra del Todopoderoso”.

“Descansa en paz Padre Jesús. Siempre lo recordaremos y llevaremos en nuestros corazones”, puntualizó.

Este es el segundo fallecimiento de un sacerdote católico en Puerto Rico a causa de COVID-19.

El primero fue Ángel Díaz Cáceres, quien falleció en agosto pasado a sus 68 años.

Díaz Cáceres fue párroco de la parroquia Santa Ana, de Vega Alta.

El fenecido cura también fue profesor en la Universidad Central de Bayamón.

Díaz Cáceres sirvió a la Iglesia Católica por más de 40 años.

De acuerdo con el alcalde de Vega Alta, Oscar Santiago, dijo en aquel momento que Díaz Cáceres llevaba cerca de un año postrado por una enfermedad pulmonar.

Además de Vega Alta, Díaz Cáceres fue sacerdote en el barrio Dominguito de Arecibo, en Corozal y en Vega Baja.