Sin vacunarse más de 65 mil estudiantes de intermedia y superior

En solo cuatro escuelas de Juana Díaz, 675 estudiantes entre las edades de 12 a 19 años reiniciaron las clases sin estar vacunados: el 46 por ciento de todos los jóvenes aptos para el proceso.

Foto archivo

Aunque el Departamento de Educación requirió que todo estudiante mayor de 12 años estuviera vacunado contra el Covid-19 para el inicio presencial de clases, aún decenas de miles acuden a sus planteles sin haber sido inmunizados.

Como revela un análisis de datos realizado por La Perla del Sur usando estadísticas del Puerto Rico Electronic Immunization System (PREIS), al menos 65,352 alumnos aptos para la vacuna no habían recibido ni siquiera la primera dosis del fármaco, a dos semanas de haber comenzado el semestre escolar.

Este grupo -entre las edades de 12 y 19 años- no incluye a otros 47,632 estudiantes igualmente aptos para la inmunización que hasta el pasado 30 de agosto solo contaban con la primera dosis de la vacuna y acuden a sus escuelas sin protección completa contra el virus.

Según estipula la Orden Administrativa 2021-509 firmada el pasado 22 de julio por el secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado López, todo estudiante debió tener al menos la primera dosis de las vacunas para el inicio de clases el pasado 17 de agosto y presentar evidencia de haber recibido la segunda dosis dentro de los 30 días posteriores.

Sin embargo, justo antes del inicio de clases, sobre 72 mil estudiantes aptos para la vacuna todavía no se habían inmunizado, confirmó entonces el propio Departamento de Salud.

Las cifras actuales demuestran que poco que se ha avanzado desde entonces y cómo miles de estudiantes siguen sin las protecciones requeridas por la Orden Administrativa.

“Innecesariamente”

A juicio del vicepresidente de la Unión Nacional de Educadores y trabajadores de la Educación (UNETE), Emilio Nieves Torres, el problema radica en el atropellado reinicio de clases, que antepuso los intereses de Estado a la seguridad de los estudiantes.

“Esto lo estamos viendo en todos los municipios de la isla y no se ha hecho nada para resolverlo”, puntualizó Nieves Torres. “Iniciaron clases presenciales sabiendo que tenían este problema. Sigue pasando el tiempo y miles de jóvenes siguen expuestos innecesariamente”.

“Aquí la prioridad debió ser levantar los datos y vacunar a estos jóvenes antes de comenzar las clases. Se ha creado una situación difícil porque no hubo planificación”, continuó.

“Es inaceptable que a estas alturas los departamentos de Educación y de Salud no han establecido un plan agresivo de vacunación por un lado, y un plan educativo para esos miles de estudiantes que aún no están vacunados”, añadió.

Confirmado en Juana Díaz

Simultáneamente, un reporte generado por el programa Operación VIDA del Municipio de Juana Díaz precisó cómo la situación se repite a nivel local.

En solo cuatro planteles de esta localidad, 675 estudiantes entre las edades de 12 a 19 años reiniciaron las clases sin estar vacunados, cifra que constituye el 46 por ciento de todos los jóvenes aptos para el proceso en esas cuatro escuelas públicas.

De esos, además, solo diez habían recibido su primera dosis hasta la semana pasada, por lo que la inmensa mayoría estará en incumplimiento con la Orden Administrativa del Departamento de Salud cuando venza el periodo de 30 días, el próximo 17 de septiembre.

La mayoría de los estudiantes no vacunados se concentran en la Escuela Máximo Donoso Sánchez, que ya ofrece clases de manera presencial. Es ese plantel, Operación VIDA identificó a 191 alumnos sin vacunar o el 39 por ciento de la matrícula.

La Escuela Luis Muñoz Marín, que también inició clases presenciales, tiene 124 estudiantes elegibles sin vacunar o el 57 por ciento de su matrícula.

Las escuelas Carmen Belén Veiga y Luis Lloréns Torres, que aún ofrecen clases virtuales, tienen 187 y 173 estudiantes elegibles sin vacunar, respectivamente.

Para atenuar el disloque, el programa Operación VIDA y Vacunas Health Clinics ofrecerán el viernes, 10 de septiembre una clínica de vacunación dirigida a estudiantes aptos y al público en general en la cancha bajo techo de la Escuela Luis Lloréns Torres, de 8:00 de la mañana a 2:00 de la tarde.

Menos vacunaciones

Esta iniciativa, empero, no se ha replicado en otros municipios.

Incluso, el problema ha coincidido con una marcada desaceleración en la administración de vacunas a jóvenes entre las edades de 12 a 19 años, en todo Puerto Rico.

Durante los pasados 30 días, el promedio de dosis administradas a esta población ha caído casi 50 por ciento, contrastando marcadamente con las logradas el pasado mes de mayo, período pico hasta el presente para este grupo.

Cuestionan el protocolo

Por su parte, el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, denunció que el Departamento de Educación y sus directores escolares no están cumpliendo a cabalidad con los protocolos de salud que se exigen al interior de los salones de clases, lo que aumenta aún más el riesgo de exposición al virus en los planteles.

Como prueba, compartió con este semanario un informe generado por la Oficina de Epidemiología de Villalba, que tras visitar todas las escuelas de ese municipio detectó múltiples fallas en el distanciamiento entre estudiantes.

“Uno de los asuntos que más se repiten en cada escuela es la falta de distanciamiento. Hay salones con más de 25 y 30 estudiantes. Ahí no hay forma de que el estudiante tenga un distanciamiento de tres pies y mucho menos seis pies, que es lo recomendado para prevenir un contagio”, dijo.

Receso de alto riesgo

El alcalde además calificó como un asunto de especial preocupación los protocolos que se siguen a la hora de almuerzo de los adolescentes.

“Cada escuela tiene un protocolo distinto, pero todos tienen algún grado de peligrosidad por exposición. Hay escuelas que le están enviando los almuerzos a los estudiantes al salón de clases. Eso te agrava la situación del contagio, porque tienes grupos de 25 o 30 estudiantes quitándose las mascarillas para comer en un lugar cerrado y sin distanciamiento”.

Asimismo, advirtió que “en algunas escuelas tienes estudiantes rotando de salón en salón y hay salones con aire acondicionado que no tienen los filtros que recomienda el Departamento de Salud”.