Expresidente cameral duda sobre la estadidad para Puerto Rico

El líder estadista enfatizó que llegó la hora cero para Puerto Rico.

José Aponte, (Foto: Suministrada)

EL CAPITOLIO -El expresidente de la Cámara de Representantes, José Aponte Hernández, aseguró el jueves que existe una posibilidad de que el Congreso de los Estados Unidos comience un supuesto proceso de disposición final del territorio de Puerto Rico para otorgarle la independencia a la isla debido a la acogida de la Isla al Título III de la ley PROMESA.

“La realidad es que esta situación provocada por la falta de acción del Congreso para solucionar la inequidad política y económica de Puerto Rico puede ser utilizado como un pretexto por elementos extremos en el Congreso con el objetivo de invocar el Artículo IV, Sección 3, Cláusula 2 de la Constitución, el que faculta al Congreso a disponer de los territorios. En síntesis, el Congreso nos puede regalar, ¿y quién nos va a coger, España, Venezuela, Perú?”, indicó el legislador novoprogresista en declaraciones escritas.

Por tal razón, insistió en que la ciudadanía debe enviarle un mensaje claro y contundente al Congreso el próximo 11 de junio, votando por la estadidad en el plesbicito.

“El Congreso ya ha actuado sobre Puerto Rico, conforme a la antes mencionada Cláusula en la facultad de formular reglamentos y reglas. La Ley PROMESA es el mejor ejemplo de ese poder absoluto que tiene el Congreso sobre nosotros. Si no actuamos de manera proactiva, votando por al estadidad el 11 de junio, el Congreso podría iniciar un proceso para dejarnos libres. Inclusive, tienen la facultad de negociar con otros países para que nos recojan”, añadió Aponte Hernández.

El líder estadista enfatizó que llegó la hora cero para Puerto Rico.

“La quiebra le coloca en la mano a los enemigos de la igualdad de derechos para los ciudadanos americanos de Puerto Rico, una herramienta para hacernos daño irreparable. Nosotros podemos contrarrestar cualquier acción con un voto masivo a favor de la estadidad el 11 de junio”, concluyó.