Exigen al DRNA convoque a vistas públicas sobre reglamento de cenizas de carbón

Emilio Nieves Torres, vicepresidente de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación, manifestó su preocupación por la salud de los estudiantes de la Escuela Adela Brenes

Foto Archivo

SALINASActivistas y educadores del área sur de Puerto Rico, exigieron al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) que convoquen a vistas públicas sobre el reglamento para prohibir el depósito y disposición de las cenizas tóxicas de carbón.

El pasado 2 de enero, la consistencia de las comunidades en lucha contra las cenizas de carbón, logró que la gobernadora Wanda Vázquez Garced, firmara la Ley 5-2020, que prohíbe el depósito de esos desperdicios peligrosos en la isla y le dio 90 días al DRNA para aprobar un reglamento.

Para Víctor Alvarado Guzmán, del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, es crucial que el DRNA cumpla con la ley.

“A menos de 60 días para que se cumpla el plazo dado por la ley, aun el DRNA no ha convocado a las vistas públicas necesarias para evaluar el reglamento y aprobarlo. Le enviamos una comunicación al Sr. Armando Otero Pagán, Secretario Interino de la agencia, solicitando que cumpla con la Ley 5-2020, y convoque a vistas públicas para evaluar el reglamento requerido”, explicó Alvarado.

El líder ambiental explicó que ya el DRNA tiene un borrador del reglamento propuesto hace más de un año, requerido bajo la Ley 40-2017, el cual puede ser enmendado para acoger la nueva política pública.

“No hay que comenzar de cero. Aquel reglamento, el cual rechazamos en su momento por responder a los intereses de la carbonera AES, puede ser enmendado para reflejar los cambios que introduce la nueva ley. No podemos permitir que se siga perjudicando la salud y seguridad de la gente, por culpa de la inacción del DRNA”, dijo Alvarado Guzmán.

Por su parte, Emilio Nieves Torres, vicepresidente de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE), manifestó su preocupación por la salud de los estudiantes de la Escuela Adela Brenes.

“Esta escuela de Guayama está cercana a la planta de carbón de AES. Las comunidades han insistido en que las cenizas tóxicas provenientes de la carbonera entran a los salones y el comedor escolar, exponiendo a los sobre 300 estudiantes a los componentes peligrosos de esos desperdicios. Esto sin olvidar los químicos que AES lanza al aire diariamente a través de su chimenea. Los padres y madres están a la espera que el Departamento de Educación reinicie las clases, pero debemos aspirar a tener un mejor ambiente para sus hijos. Esa planta debe cerrar inmediatamente y que se haga responsable por el daño a la salud”, expresó Nieves Torres.