Esto es lo que te estás perdiendo si no comes pimiento

Un solo pimiento puede contener más del doble de vitamina C que el que poseen frutas como las chinas o las fresas.

foto suministrada

Dulces o picantes, verdes, rojos y amarillos; frescos o secos, el pimiento es uno de los alimentos más versátiles de la cocina.

¿Qué nutrientes tiene?

Su contenido proteico es muy bajo y apenas aporta grasas, además de ser una buena fuente de fibra, de minerales y de vitaminas.

Entre los minerales cabe destacar la presencia de potasio, por ser el que se encuentra en mayor proporción, el magnesio, el fósforo y el calcio.

El potasio es necesario para la transmisión del impulso nervioso, la actividad muscular y la regulación del balance del agua a nivel celular.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos; forma parte de huesos y dientes; mejora la inmunidad, y posee un suave efecto laxante.

El fósforo juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, al igual que el magnesio y el calcio.

En cuanto al aporte de vitaminas, podemos encontrar cantidades significativas de todas, excepto de vitamina B12, que solo se encuentra en los alimentos de origen animal.

De todas, resalta la vitamina C, que es la que se encuentra en mayor proporción. De hecho, llega a contener más del doble que el que poseen frutas como las chinas o las fresas.

En menor cantidad están presentes otras vitaminas del grupo B como la B6, B3, B2 y B1. Su contenido en las citadas vitaminas C y E, junto con los carotenos, convierten al pimiento en una importante fuente de antioxidantes, sustancias excelentes para el cuidado de nuestra salud.

La vitamina C, además de ser un potente antioxidante, interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, al tiempo que favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta la resistencia frente a las infecciones.

La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Si diferenciamos dos grandes grupos de pimiento por su color, el rojo es algo más rico en vitamina A que el verde.

Beneficios sobre la salud: bajo aporte calórico

Gracias a su alto contenido en agua y bajo aporte calórico, los pimientos son alimentos a tener en cuenta al elaborar dietas de control de peso, siempre que se utilice el método de cocinado idóneo. Además, gracias a su contenido en fibra aporta sensación de saciedad”, explica la dietista-nutricionista Leila Pérez.

Relación potasio/sodio

Por su riqueza en potasio y escasez de sodio, los pimientos favorecen la diuresis. Con el aumento de la producción de orina se eliminan, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico y urea. “Asimismo, debido al intenso sabor que presentan muchas de sus variedades, nos permiten añadir menos sal al cocinar, cualidad que puede ser aprovechada por las personas que sufren patologías que requieren de dietas bajas en sodio”, añade Pérez.

Ventajas para embarazadas y niños

Los pimientos son aconsejables en la dieta de la mujer durante el embarazo gracias a su contenido en folatos. Esta es una vitamina importante en el cuidado del correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación.

Los requerimientos de folatos son superiores también en los niños en edad de crecimiento. Por ello, incluirlos en su alimentación habitual es una forma válida de prevenir deficiencias.

Si se consumen crudos en ensalada, el contenido de esta vitamina es mayor, porque es sensible al calor y en su cocción se pierde una cantidad importante.

Antioxidantes

Los pimientos son una buena fuente de selenio y de vitaminas C, E, provitamina A y de otros carotenoides como la capsantina, todos ellos de acción antioxidante y beneficiosa para el organismo.

“La relación entre antioxidantes y la prevención de enfermedades cardiovasculares es hoy una afirmación bien sustentada. Por otro lado, unos bajos niveles de antioxidantes constituyen un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer y de patologías degenerativas”, comentó la experta.

Función intestinal

Al ser rico en fibra posee todos los beneficios propios de esta. Entre ellos cabe destacar la ayuda a la función intestinal, ya que la fibra previene o mejora el estreñimiento.

Por otra parte, la fibra contribuye a prevenir enfermedades relacionadas con el tracto gastrointestinal, algunos tipos de cáncer, a reducir las tasas de colesterol en sangre y al mejor control de la glucemia, sobre todo en aquellas personas que padecen diabetes.

La capsaicina, que es la sustancia que le otorga el picante al pimiento, ya se está utilizando en tratamientos contra el dolor. En algunos trabajos de investigación básica en laboratorio y en animales se está mostrando que la capsaicina podría tener un papel protector frente al crecimiento de las células, es decir, en la carcinogénesis.

(Fuente: cuidateplus.com)