Estiman industria turística podría tardar en recuperarse entre 6 a 10 meses

Señalan muchos negocios en el suroeste no volverán a abrir sus puertas tras dos fuertes golpes: el terremoto y el coronavirus

Combate Beach Resort, (Foto: Suministrada)

CABO ROJO – Sin duda una de las industrias que se ha visto afectada por la orden ejecutiva de la Gobernadora sobre el toque de queda y cierre de comercios ha sido la hotelera. Se estima que recuperarse del impacto económico por la emergencia del COVID-19 podría tomarle lo que resta del año.

“Desde el punto de vista de la industria turística como tal esta situación yo estimo que nos va a tomar 6 a 8 meses, tal vez 10, levantarnos después de que se resuelva el problema, a nivel local, porque los turistas extranjeros que vienen a Puerto Rico 96 o 97 por ciento son de Estados Unidos y Estados Unidos tiene una situación bien difícil que está comenzando ahora”, explicó Tomás Ramírez, vicepresidente de la Asociación de Dueños de Paradores de Puerto Rico. 

Estimó -además- que “tomará 3 o 4 meses estabilizarse la emergencia sanitaria en Estados Unidos lo que nos pondría ya cerca de julio y entonces en agosto es que empieza nuestra temporada baja hasta octubre. Basado en eso es que nos tomará de 6 a 8 o 10 meses levantarnos, después que controlemos el COVID-19 y se estabilice la situación”. 

Ramírez señaló que casi todos los hoteles están cerrados u operando con bien poco personal porque las reservaciones básicamente 99 o 100 por ciento fueron canceladas. “Marzo se veía bastante bien y obviamente abril con la Semana Santa se veía bastante bien, pero cuando surgió lo del lockdown, obviamente todo eso se vino abajo”, lamentó. 

Devastador para la zona suroeste

Por otro lado, Ramírez calculó que se han perdido miles de empleos en la región suroeste, porque no es solamente en los hoteles, hay muchas industrias que dependen de los hoteles, los restaurantes, lo operadores turísticos, guías turísticos y otras 18 industrias que dependen del turismo. 

“Nosotros estábamos comenzando a recuperarnos del terremoto y ya llevábamos dos fines de semanas bastantes positivos y ahora vamos a estar 4 a 6 semanas cerrados, lo cual yo creo que va a causar que muchos negocios pequeños no puedan volver a abrir simplemente porque tenemos dos eventos grandes, uno detrás de otro”, detalló el propietario de Combate Beach & Resort en Cabo Rojo. 

Añadió que para la zona suroeste es una situación muy compleja porque depende grandemente del turismo. “Tenemos muchas áreas que si no hay turistas y visitantes locales ni extranjeros, verdaderamente los negocios no pueden operar. Eso lo vimos cuando el terremoto, de cómo otras áreas que no se afectaron directamente por los temblores se vieron afectadas grandemente porque los turistas no estaban viniendo”, atestiguó Ramírez. 

“Así que es una situación bastante compleja para todos nosotros que estamos en la industria turística no solamente los paradores y los hoteles, sino todos aquellos que estamos directamente relacionados a la economía del visitante”, aseguró. 

Medidas de los paradores ante el COVID-19

El vicepresidente de la Asociación de Dueños de Paradores de Puerto Rico indicó que entre las medidas que han tomado por la emergencia sanitaria se encuentra la reducción de la plantilla de trabajo el adiestramiento al personal sobre el virus. 

“En el caso de Combate Beach Resort nosotros nos quedamos con seis personas, así que se hace sanitización todos los días, se limpia el patio, se sanitizan las áreas públicas, el plan de control de sabandijas se lleva a cabo como debe ser. Así que si esta situación se acabara mañana podríamos abrir mañana mismo”, informó. 

Así mismo notificó que “le hemos dado adiestramiento a nuestro personal sobre la condición del COVID-19, las causas, cómo se comporta el coronavirus, qué pueden hacer para protegerse en su casa, en el hotel, cuando salen a hacer compra, a echar gasolina, etc.”