¿Estás pensando usar microagujas para que tu piel luzca mejor?

Conoce sus beneficios, riesgos y seguridad

Foto: FDA

Existe una técnica de cuidado de la piel llamada microagujas que consiste en pincharse con diminutas agujas para mejorar el aspecto de la piel. 

No obstante, es importante ser consciente de los riesgos y los beneficios asociados con dispositivos para microagujas.

Si está pensando en someterse a un procedimiento de microagujas, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) le recomienda que elija un proveedor de salud especialmente capacitado en microagujas. 

Hable con el proveedor para determinar si usted es un buen candidato para las microagujas; no todo el mundo lo es.  

¿En qué consisten las microabujas?

Aunque hay varios tipos de productos de microagujas, todos tienen una característica clave: contienen muchas agujas pequeñas y finas. Las agujas pueden ser:

  • En un cilindro y se hace rodar por la piel (conocido como rodillo dérmico)
  • Fijado a una superficie plana y estampado en la piel
  • Dispuesto en un patrón en la punta de un instrumento con forma de bolígrafo

Algunos productos tienen agujas tan cortas que sólo tocan la capa superior de la piel, que es principalmente piel seca y muerta. Otros productos tienen agujas más largas que penetran en la piel y llegan a las capas más profundas que tienen células vivas, nervios y vasos sanguíneos.

Los productos pueden ser manuales, es decir, se manejan a mano, o pueden tener un motor que mueve las agujas.

La FDA ha autorizado el uso de dispositivos de microagujas como tratamiento para mejorar el aspecto de las cicatrices faciales del acné, las arrugas faciales y las cicatrices abdominales en pacientes de 22 años o más.

La mayoría de los dispositivos autorizados tienen forma de bolígrafo, son motorizados y penetran en la piel para cambiar la estructura o la función del tejido que hay debajo. Dado que estos dispositivos pueden llegar a los nervios, los vasos sanguíneos y otras partes de la piel, la FDA recomienda acudir a un proveedor de salud con formación especial en microagujas.

La FDA no ha autorizado ningún dispositivo médico de microagujas para su venta sin receta.

En general, si un producto de microagujas no tiene agujas largas o afiladas que penetren en la piel y sólo afirma facilitar la exfoliación de la piel o mejorar su aspecto, no sería un dispositivo médico regulado por la FDA. Un rodillo dérmico con agujas cortas y romas que sólo afirma que ayuda a eliminar la piel muerta y a alisar y dar brillo a la piel sería un ejemplo. Estos productos se venden más comúnmente para su uso en casa.

Riesgos del uso de microabujas

Cualquier dispositivo de microagujas tiene el potencial de causar efectos secundarios que duran poco o mucho tiempo.

El daño a la piel es un riesgo que suele producirse con los dispositivos de microagujas. El daño puede incluir sangrado, hematomas, enrojecimiento, tirantez, picor y descamación y suelen desaparecer sin necesidad de tratamiento después de unos días o semanas.

Entre los riesgos menos comunes se encuentran el escozor o el picor cuando se aplican cosméticos u otros productos para el cuidado de la piel, como cremas hidratantes y protectores solares, manchas oscuras o claras en la piel, líneas en la cara, un brote de herpes labial, inflamación de los ganglios linfáticos e infección.

Tenga en cuenta que las microagujas no siempre producen el resultado estético deseado y que puede ser necesario más de un procedimiento para obtener los resultados que busca. Además, cualquier mejora en la apariencia puede ser temporal y el mantenimiento puede requerir procedimientos adicionales con el tiempo.

Si ha tenido un problema o una lesión que cree que puede estar relacionada con un producto de microagujas, puede informar de ello a través del programa MedWatch de la FDA.