Estados Unidos concluye prosecución de la pandilla de prision de los ÑETA

En total, el procesamiento de La Asociación ÑETA resultó en la condena de más de 40 de los miembros más importantes de la pandilla

Foto suministrada

SAN JUAN  – La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez Vélez informó que el jueves, el gobierno de los Estados Unidos concluyó con éxito su tercer juicio contra los líderes y ejecutores de la pandilla de la prisión La Asociación Pro Derechos del Confinado (ÑETA) en Puerto Rico.

Los tres juicios resultaron en la condena de 14 miembros de los ÑETA para incluir al líder supremo de la organización y sus principales lugartenientes y asesinos. En total, el procesamiento de La Asociación ÑETA resultó en la condena de más de 40 de los miembros más importantes de la pandilla.

“Quiero agradecer la dedicación y el compromiso de los Asistentes del Fiscal Federal y el personal de apoyo que trabajaron tan duro en la investigación y el enjuiciamiento de esta banda violenta, el FBI y los agentes y funcionarios del Departamento de Correccionales que participaron en esta investigación sustancial que luego tres años resultaron en las condenas de hoy”, dijo Rodríguez Vélez a través de expresiones escritas.

“El éxito de esta operación muestra el trabajo en equipo continuo de la policía federal y nuestros socios estatales y locales para reducir la violencia de pandillas dentro de las prisiones en Puerto Rico”, añadió.

“Este cartel de la prisión, especializado en asesinatos, asaltos y tráfico de drogas, era tan peligroso y sofisticado como cualquier red de delincuencia organizada en la historia moderna. Los veredictos de hoy representan un hito importante en la capacidad de las fuerzas del orden federales para investigar y enjuiciar delitos violentos, independientemente de dónde ocurran “, dijo Douglas Leff, jefe del FBI en Puerto Rico.

El enjuiciamiento de los Estados Unidos contra La Asociación ÑETA comenzó en el año 2016 cuando un gran jurado federal emitió una acusación formal contra más de 40 miembros de este grupo por conspirar para violar la Ley RICO, el tráfico de drogas y el asesinato en ayuda del crimen organizado.

La ley que les será aplicada es la Racketeer Influenced and Corrupt Organizations (Ley de Chantaje Civil, Influencia y Organizaciones Corruptas), también conocida como RICO.

Esta normativa federal contra la extorsión criminal y las organizaciones corruptas fue aprobada en 1970 por el Congreso de los Estados Unidos y permite la persecución y sanciones civiles por determinados actos delictivos realizados en una empresa.

La ley RICO define una “empresa” como cualquier persona física, entidad comercial, asociación, sindicato o grupo de individuos. Está codificada bajo el Capítulo 96 del Título 18 del Código de los Estados Unidos, que se ocupa de delitos federales y del procedimiento penal.

La Asociación ÑETA era una organización criminal que se dedicaba al tráfico de drogas y el asesinato en las cárceles del Departamento de Correccionales y Rehabilitación de Puerto Rico (“PRDCR”). El principal objetivo de la organización era ganar dinero. Originalmente, los presos formaron La Asociación ÑETA como un medio para defender los derechos de los presos del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR). Sin embargo, la empresa se convirtió en una organización criminal que se dedicaba al narcotráfico y al asesinato dentro de las cárceles del DCR.

La empresa ganó dinero al introducir y distribuir cantidades de varios kilos de cocaína, marihuana y heroína en las prisiones de DCR con fines de lucro y participar en asesinatos por contrato. Introdujeron drogas en las cárceles con la ayuda de oficiales correccionales corruptos del DCR, civiles que trabajaban dentro del sistema penitenciario, personas que visitaron a los reclusos y personas que desde fuera de las cárceles arrojaron drogas a las instalaciones (conocidas como “pitcheos”), que fueron capturados por los miembros de la empresa. Además, los miembros de la empresa y sus asociados introdujeron teléfonos celulares en las prisiones y cobraron una tarifa a otros internos por usar el mismo. Los miembros de la empresa utilizarían teléfonos celulares para participar en el tráfico de drogas y el asesinato.

Específicamente, las personas fuera de la prisión contrataron a La Asociación ÑETA para matar a personas que estaban encarceladas en las cárceles del DCR. Los asesinatos perpetrados por la organización incluyeron el de Mario Montañez-Gómez, a.k.a. “Emme” el 27 de agosto de 2014, y Alexis Rodríguez-Rodríguez, a.k.a. “Alexis El Loco” el 6 de noviembre de 2014.

Los acusados ​​condenados incluían el liderazgo de la empresa, su red de tráfico de drogas, los oficiales correccionales corruptos del PRDCR y los miembros que cometieron el asesinato para promover la empresa. La fiscalía ÑETA interrumpió y diezmó a la pandilla. Como resultado, los Estados Unidos ayudaron a limpiar el DCR al deshacerse de funcionarios corruptos y responsabilizar a los responsables de introducir drogas y asesinar a otros en la cárcel con fines de lucro.

El fiscal federal adjunto Víctor Acevedo-Hernández dirigió el procesamiento de este caso. Los fiscales federales adjuntos Alexander Alum y Scott Anderson fueron abogados adjuntos en el juicio. La Oficina Federal de Investigaciones trabajó con la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico en la investigación.