“Es una meta que acabo de lograr” El ponceño Luis López debuta con los Leones del BSN

El canastero comenzó a jugar desde los cuatro años en los torneos de Jardines de Ponce. También estuvo en los programas de Ponce Lomas y la YMCA.

Foto bsnpr.com

Tiempo atrás, Ponce fue considerado como el principal productor de talento joven del básquet boricua. Sin embargo, por alguna razón esa producción se vio limitada, casi detenida.

Aun así, ahora surgen figuras que podrían devolverle ese prestigio, como el juvenil Luis López, quien luego de un exitoso andar por las categorías menores del país, recibe la oportunidad de comenzar su carrera en el baloncesto profesional con los Leones de Ponce.

El canastero ponceño comenzó a jugar desde los cuatro años en los torneos de Jardines de Ponce. También estuvo en los programas de Ponce Lomas, la YMCA y hasta llegó a trasladarse -a los 14 años- a San Germán, donde jugó solo un año.

Del nivel juvenil hacia adelante, ha pertenecido al programa Ponce Leones, equipo que le da la oportunidad de jugar en el Baloncesto Superior Nacional (BSN).

“Ha sido un sueño hecho realidad. (Lo) Soñaba desde chiquito”, reconoció López previo a un entrenamiento de los Leones en el Auditorio Pachín Vicéns.

“Siempre fui un fiel fanático del equipo y siempre venía apoyar a la franquicia. Por eso me propuse trabajar duro para lograr este sueño que siempre quise. Es una meta que acabo de lograr”, continuó.

El jugador que cumple 21 años en abril, ya no tenía nada que probar en categorías menores, por lo que los Leones lo reclamaron como hijo de franquicia en el pasado sorteo de novatos.

“Pienso que este era el mejor momento para estar en el equipo”, agregó López. “Ya me sentía preparado para jugar este año, ya que no estaba jugando (en la) LAI y pienso que la oportunidad que me dio la franquicia fue en el momento indicado”, reconoció.

López no es un novato cualquiera, porque si bien es cierto que es su debut en el BSN, no es menos cierto que en sus años juveniles perteneció a los programas nacionales, teniendo la experiencia de haber jugado en importantes escenarios en sus años de desarrollo.

El juvenil canastero de 6’- 0” de estatura debutó con los Equipos Nacionales Juveniles en el Centrobasket U17 del 2015, celebrado en el Coliseo Roberto Clemente. Allí fue el mejor anotador del equipo boricua que ganó la medalla de oro.

Tras no ser incluido en el equipo que fue al Pre-Mundial, López regresó al quinteto que participó en el Mundial U19 del 2017 celebrado en Egipto.

También fue uno de los pilares en el más reciente Campeonato Nacional Juvenil que logró Ponce en el 2018.

“Todos esos torneos me dieron la experiencia para jugar en este nivel y no sentirme como un novato”, expresó el joven ponceño.

A pesar de esa experiencia a nivel juvenil, el jugador reconoce su condición de novato tan pronto se percata del grupo de extraordinarios jugadores que lo rodean en el equipo de Ponce.

“Reconozco que soy novato cuando me veo al lado de estas leyendas del baloncesto. Aquí me siento súper bien con jugadores como Carlos Arroyo, Víctor Liz y Carlos Rivera -que viene en camino-, que son mundialistas y me ayudan a desenvolverme a este nivel”, señaló.

Por cierto, una de las noticias más agradables para López fue enterarse que sería compañero de equipo de Arroyo en Ponce.

“Ese es mi ídolo, uno de los mejores armadores en la historia, un gran compañero -mucho más de lo que yo pensé- que siempre me quiere ayudar, muy serio y siempre dispuesto a trabajar”, comentó sobre el veterano armador.

Y consciente de su cuna, López agradece su desarrollo a todos los coaches que ha tenido desde sus inicios en este deporte. En especial, a Jerry Misla y Gabriel Ortiz, apoderado y gerente general de los Leones en el BSN, respectivamente.

“Todos los que me han dirigido han sido factor en mi desarrollo, pero Jerry y Gabby (Ortiz) siempre creyeron en mí. Jerry fue quien me consiguió la beca en (la Academia) Santa María y eso me permitió que siguiera creciendo como jugador”, expresó quien se desempeña como escolta y armador.

Conciente del reto

López ya dio el primer gran paso, llegar al BSN con los Leones, pero está muy consciente que tiene que seguir trabajando para establecerse en la liga.

“Tengo que trabajar en mi físico, aumentar un poquito porque en este nivel se choca todo el tiempo. También en la defensa, aunque considero que trabajo bien la defensa en grupo -las rotaciones- pero sé que tengo que contener más a los jugadores”, reconoció.

Y mientras se adapta a la experiencia de pertenecer a los Leones en el BSN, López también tiene el compromiso de jugar con los Vejigantes de Ponce en la final de la Liga Puertorriqueña.

“La meta del equipo es ganar este año. Acepté el reto porque esta liga me abrió las puertas para demostrarle al pueblo de Ponce lo que puedo dar. La meta es ganar porque el pueblo se lo merece”, insistió el juvenil canastero sobre la serie que tienen los Vejigantes ante San Juan.

Mas en el BSN, López también tiene muy definidas sus metas. “Quiero seguir aprendiendo y poner todo lo que tengo en cancha para seguir desarrollándome como jugador y obtener el campeonato”, sentenció.