Entre estampas y reyes magos se enciende

Fueron muchos quienes reiteraron su intención de regresar a la plaza para disfrutar “con calma” entre Reyes, estampas y luminarias.

Fotos Idelisa López & Calixto Figueroa

La plaza pública estaba lista. El entusiasmo se palpaba entre miles de personas, desde tempranas horas de la tarde.

Como en otras ocasiones, el público acudía con la expectativa de disfrutar del Encendido Navideño que en Juana Díaz guarda un singular significado: engalanar el escenario que acogerá una vez más la celebración de la Fiesta Nacional de los Reyes Magos.

Mas a la espera de la ceremonia, el pueblo disfrutaba de comidas típicas y del trabajo de artesanos. En especial, tallas de santos, miel de abeja de Adjuntas, prendas, y hasta se coló el delicioso aroma del café puertorriqueño.

Y al fin, tras otro espectáculo de fuegos artificiales, quedaron iluminados los jardines de la Plaza Román Baldorioty de Castro, la Casa Alcaldía y el Monumento de los Reyes, momento que aprovecharon el primer ejecutivo juanadino, Ramón Hernández Torres, y el director de la Oficina de Cultura, Jorge Guzmán Zayas, para develar un innovador proyecto de arte urbano realizado por dos artistas juanadinos: Edward “Moyo” Cruz y Juan Rafael Guzmán.

La obra presentada por el artista “Moyo” Cruz reutiliza cuatro cabinas telefónicas que estaban en desuso y sobre las cuales fueron pintadas las figuras de Gaspar, Melchor y Baltasar. Además, en una cuarta cabina, Cruz plasmó la imagen de Artabán, figura cuya leyenda sugiere que -pese a haber recibido los designios de la profecía del nacimiento de Jesús- por alguna razón nunca llegó a adorar al niño Dios.

Por su parte, Juan Guzmán tuvo a cargo la realización de una pieza con la frase “Yo amo Juana Díaz”: cuatro letras de 10 pies de altura creadas en PVC y madera.

Las cabinas telefónicas transformadas en los cuatro Reyes Magos fueron ubicadas en distintos puntos al entorno de la Plaza de Recreo, mientras que el “Yo amo Juana Díaz” se ubicó en una base movible, frente a la Casa Alcaldía.

Entretranto, el alcalde juanadino destacaba que la decoración de este año se desarrolló en torno al lema “Juana Díaz, Ciudad de Esperanza y Fe” y que las piezas presentadas por los artistas juanadinos lograron plasmar ese hilo conductor del evento.

“Al igual que lo hacemos al presentar el Encendido de nuestra plaza, poder colaborar con nuestros artistas para presentar estas obras nos permite ofrecer otro tipo de atractivo para que el público venga a visitarnos y que esto resulte en una mayor actividad económica y social en nuestro centro urbano”, destacó por su parte Guzmán Zayas, de la Oficina de Cultura.

“Las piezas de arte se mantendrán expuestas más allá de la época navideña y marcan el inicio de un esfuerzo por facilitar la realización de proyectos similares en otros puntos alrededor de nuestra plaza”, añadió.

La aceptación por las obras se evidenció de inmediato, pues el público se arremolinó en torno a cada pieza para capturar sus imágenes y difundirlas en redes sociales al mundo entero.

Aparte de estas piezas, el Gobierno Municipal dejó inaugurado el Paseo de los Luceros, ubicado justo al lado de lo que será la sede de la Casa Real de la Historia juanadina, en la esquina de las calles Degetau y Carrión Maduro del centro urbano.

Respecto a la presentación musical de la noche, la misma estuvo a cargo del cantautor católico Quique López, el grupo juanadino Tradición Boricua, el trovador barranquiteño Luis Daniel Colón y la presentación de Charlie Aponte, quien clausuró la velada pasada la medianoche del domingo.

Entre diversos elogios y debates de qué cosas les habían gustado más, el público expresó satisfacción y fueron muchos quienes reiteraron su intención de regresar para disfrutar “con calma” entre Reyes, estampas y las luces que engalanan la plaza.

Al igual que otros pueblos, Juana Díaz ofrece una decoración e iluminación navideña para deleite de visitantes de todas las edades, pero los juanadinos han sabido impartirle un espíritu místico, vinculado a uno de sus distintivos, al ser el Belén de Puerto Rico.

Como improvisara el trovador Luis Daniel Colón: “Al estar compartiendo aquí, tengo que decirles claro y fuerte para que se oiga en todos los bateyes: Juana Díaz es sin duda alguna la Ciudad de los Reyes”.

El itinerario de eventos continúa a través de todo el mes de diciembre, finalizando el 6 de enero con el evento cumbre de la Navidad puertorriqueña: la celebración de la Fiesta Nacional de los Reyes Magos.

Durante la noche del sábado también se desveló la magistral obra de Edward “Moyo” Cruz: arte público creado con cuatro cabinas telefónicas.
Fotos: Idelisa López & Calixto Figueroa