Enfermedades que aquejan a “Baby Boomers”son prevenibles

Foto archivo

SAN JUAN – Un equipo de investigadores de la Escuela Graduada de Salud Pública (EGSP) del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) presentó el Perfil de Salud de las Personas de 50 a 64 años en Puerto Rico en 2013 y que reveló que un gran por ciento de las enfermedades crónicas que padece esta población, pueden ser prevenidas.

“Los datos presentados en este informe contrastan grandemente con la percepción de que los ‘Baby Boomers’ son un grupo diferente, que van a llegar a los 65 años saludables y sin problemas físicos. Debido a la asociación entre la edad y el aumento de morbilidades, esta población de mediana edad es considerada como un riesgo de salud emergente. Además, este periodo de la adultez es considerado como un momento clave para prevención de las enfermedades crónicas que frecuentemente afectan a la población de adultos mayores”, expresó en declaraciones escritas el doctor José Carrión Baralt, director del estudio y catedrático asociado de la Escuela Graduada de Salud Pública del RCM.

Indicó que las cinco enfermedades de mayor prevalencia en este grupo de edad fueron la hipertensión (49.8 por ciento), desórdenes de metabolismo de lípidos (41.5 por ciento), diabetes (34.3 por ciento), hipotiroidismo (24.4 por ciento) e infección del tracto urinario (20.3 por ciento).

El experto además señaló que el estudio refleja que la prevalencia de diabetes en la Isla fue significativamente mayor que la reportada en Estados Unidos que obtuvo un 12.0 por ciento para el grupo de 45-64 años, el más parecido a la muestra de este estudio.

Asimismo, explicó que este trabajo investigativo es un análisis secundario de una base de datos compilada por el Departamento de Salud de Puerto Rico, la cual comprende información sobre la utilización de servicios de salud facturados por la mayoría de las aseguradoras del país durante el calendario 2013.  Estos datos cubren 12 millones 343 mil 743 reclamaciones de 519,860 asegurados, con una edad promedio de 57.03 años y un número promedio de reclamaciones por asegurado de 23.74.

“Se recomienda fomentar el desarrollo de política pública, enfocado en la promoción de salud en las personas de 50 a 64 años de edad, con el fin de que esta población tenga un mejor control de su salud y que esto redunde en una mejor calidad de vida en la vejez. Los servicios de salud deben estar centrados en la prevención, detección temprana y tratamiento de las enfermedades más prevalentes. La diabetes merece particular atención, dado que la prevalencia en esta muestra relativamente joven fue mucho más alta que la reportada en Estados Unidos”, concluyó Carrión Baralt.