En verano: ¡cuidado con potenciales causas de envenenamiento!

Si a su perro le encanta jugar en la playa, preste atención. El agua salada puede ser peligrosa, ya que la ingesta excesiva puede provocar hipernatremia grave o intoxicación por sal.

Foto archivo

La doctora Justine Lee, especialista en cuidados críticos de emergencia veterinaria y autora de dos libros sobre cuidado de mascotas, advierte a los dueños de mascotas sobre toxinas que pueden pasarse por alto, especialmente durante los meses del verano, y que pueden amenazar la vida de nuestros compañeros de cuatro patas.

En agua salada

Si a su perro le encanta jugar en la playa, preste atención. El agua salada puede ser peligrosa, ya que la ingesta excesiva puede provocar hipernatremia grave o intoxicación por sal.

Si bien los signos iniciales de hipernatremia incluyen vómitos y diarrea, la intoxicación por sal puede progresar rápidamente a síntomas neurológicos como falta de coordinación, convulsiones y, en última instancia, inflamación cerebral severa.

La hipernatremia debe ser tratada por su veterinario con fluidos intravenosos. Ayude a evitar el problema llevando consigo una botella de agua fresca y propicie que su perro beba de ella con frecuencia, mientras se divierte en la playa.

Químicos para piscinas

Si posee una piscina, ¡asegúrese de mantener alejados los productos químicos!

Los alguicidas y productos para el tratamiento con cloro son generalmente seguros una vez que estos químicos se diluyen adecuadamente.

Sin embargo, muchos de los no diluidos, como las tabletas de cloro, son corrosivos y si se ingieren directamente pueden provocar úlceras graves en la boca, el esófago y el estómago, lo que resulta en laceraciones potencialmente mortales del tracto gastrointestinal.

En caso de duda, asegúrese de almacenar siempre los productos químicos de su piscina en un área cerrada y segura, y nunca deje contenedores abiertos (¡ni siquiera por un segundo!) cerca de la piscina.

Protector solar

Aunque no ocurre con frecuencia, el protector solar puede ser tóxico para su mascota si esta lo ingiere en grandes cantidades.

Los protectores solares contienen químicos potencialmente peligrosos como PABA, óxido de zinc, ácido salicílico (aspirina) y laxantes.

La ingesta masiva de PABA puede provocar gastroenteritis grave, una inflamación del estómago y los intestinos; cambios en la médula ósea e incluso daño hepático.

El óxido de zinc generalmente solo causa una gastroenteritis leve, lo que resulta en vómitos, náuseas o diarrea, pero grandes cantidades de ácido salicílico pueden provocar úlceras gástricas y hasta insuficiencia renal.

El protector solar también puede tener un efecto laxante involuntario, lo que resulta en diarrea.

Afortunadamente, esto es bastante raro porque las mascotas deben ingerir grandes porciones de protector solar antes de que sea un problema. Recuerde que si le aplica protector solar a su mascota, es probable que simplemente la lama.

En general, no se recomienda protector solar a menos que tenga un perro blanco con una nariz rosada, aloje a su perro al aire libre la mayor parte del tiempo o si su perro tiene problema médico subyacentes, como lupus o dermatitis.

Si necesita usarlo, compre un protector solar a prueba de niños y consulte a su veterinario.

Medicamentos para pulgas y garrapatas

Durante el verano, la infestación de pulgas y garrapatas está en su apogeo. Por lo tanto, asegúrese de que sus mascotas estén protegidas con medicación adecuada, segura y preventiva contra pulgas y garrapatas, para evitar así esa sensación incómoda de picaduras, dermatitis por alergia a las pulgas o incluso enfermedades transmitidas por garrapatas como la enfermedad de Lyme.

Actualmente, existen múltiples opciones para la prevención de insectos: desde píldoras orales hasta tratamientos locales tópicos, tanto recetados como de venta libre.

En caso de duda, comuníquese con su veterinario sobre el mejor tipo de medicamento para su mascota.

Y ojo: tenga en cuenta que algunos perros son altamente sensibles y pueden experimentar reacciones adversas graves, si no se aplican adecuadamente.

Algunos de estos preventivos contienen piretrinas o piretroides, un derivado químico de la flor natural del crisantemo que, por ejemplo, resulta muy tóxico para los gatos cuando se aplica incorrectamente.

Incluso la aplicación accidental de un producto antipulgas a un gato puede provocar síntomas graves como convulsiones, temblores y reacciones potencialmente mortales.

Picaduras de insectos

Si va a acampar en un área infestada de mosquitos, considere usar un preventivo contra pulgas y garrapatas que también repele mosquitos.

En caso de gatos, no usen nada: los mosquitos generalmente no pueden atravesar ese grueso abrigo de piel y es raro que los gatos contraigan la enfermedad de Lyme.

Además, los gatos son muy sensibles a cualquier tipo de químico o medicamento debido a su hígado, así que siempre consulte con un veterinario antes de usar cualquier producto en ellos.

Si nota una garrapata adjunta, simplemente tome un par de pinzas y agarre firmemente cerca de la base (cabeza de la garrapata) y sáquela de un golpe.

En resumen, asegúrese de tener agua fresca disponible para su mascota en todo momento; mantenga todos los productos químicos y productos para el hogar en envases rotulados y sellados fuera del alcance de su mascota; lea adecuadamente las etiquetas preventivas contra pulgas y garrapatas, y consulte a su veterinario cada vez que su perro o gato comience a tomar nuevos medicamentos.

Fuente: American Kennel Club