En Ponce: Desvío pluvial se convierte en pesadilla para vecinos de la Avenida Las Américas

Foto archivo

La instalación hace años de un alcantarillado pluvial en la Avenida Las Américas, frente al complejo Las Américas Housing, resolvió en gran medida los constantes problemas de inundaciones que aquejaban a la zona durante eventos de lluvia copiosa.

No obstante, vecinos del sector ahora viven una nueva pesadilla: el estruendoso ruido que se produce cada vez que un vehículo pasa por las parrillas del alcantarillado.

Según denunció Rafael Irizarry Rivera, expresidente del Club Rotario de El Vigía y administrador del Edificio Irizarry ubicado frente a la parrillas de alcantarillado pluvial, el problema ha llegado al punto de que una de sus mejores inquilinas se tuvo que mudar porque el ruido constante interrumpía su tranquilidad y la de su recién nacido.

El propio Irizarry Rivera, también expresó que el ruido le resulta insoportable.

“Me tuve que comprar unos ‘earplugs’ (tapones para oídos) para poder dormir”, explicó, refiriéndose al alboroto sonido cada vez que un vehículo transita sobre las parrillas frente a su complejo de viviendas y oficinas, contigua a un concesionario automotriz. “Es un ruido que me quita la paz”.

Su inquilino, José García Sánchez, afronta la interrupción a su paz y acalla el insoportable estruendo con música.

“La mayoría de las noches, cuando pasan los carros y son bien ‘fiebrú´s’, los aceleran”, aseveró García Sánchez.”

Lizbeth Hernández Quiles, otra de las inquilinas quien trabaja en una tienda de efectos de oficina, dijo que el constante ruido le obliga a subir el volumen de su televisor para poderlo escuchar. Según explicó, sus perros se alteran y ladran de madrugada con los estruendos producidos por los vehículos al provocar el choque de las planchas de metal.

“¡Plin, plan!, hace eso”, dijo Luis Félix, un inquilino comercial de un edificio cercano, quien afirmó que la molestia podría resolverse colocando pedazos de neumáticos entre las piezas de metal.

Al ser abordado sobre el tema, el asesor de la Región de Ponce de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), David Velázquez, aclaró a través de la portavoz de la agencia, Tamara Rivera, que su entidad solo tiene jurisdicción sobre los alcantarillados sanitarios, por lo que los pluviales corresponden a los municipios o al Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), dependiendo de si ubican en vías municipales o estatales.

Manos afuera el Municipio

Por otra parte la Gerente Administrativa Operacional del ayuntamiento, Damaris Santini, afirmó que asegurar las referidas parrillas mediante soldaduras resultaría impráctico porque impediría su limpieza ante inundaciones inminentes.

“El sonido aumenta, según la velocidad de los carros”, expresó Santini en declaraciones escritas emitidas a través de la directora de la Oficina de Prensa, Lourdes Nicole Martínez. “A mayor velocidad, mayor el sonido. Las parrillas de las cuales se hace referencia, cumplen con los parámetros de construcción requeridos por las autoridades federales”.

Responde el DTOP

Aún así el ingeniero Emilio Garay, director ejecutivo de la Directoría de Obras Públicas del DTOP, aseguró que desde que la querella fue referida por La Perla del Sur la semana pasada, se programó enviar brigadas de reconocimiento para atender la situación.

Las gestiones fueron coordinadas a través de la ingeniera Lynnette Martínez, directora de la Región en Ponce de la agencia.

Aclaró que si el asunto puede ser resuelto con puntos de soldadura, será resuelto en cuestión de una semana, pero si requiere labores adicionales, como enderezar la parrilla, pudiera tardar tiempo adicional.

Aunque dijo desconocer el número exacto de parrillas a nivel de la Isla que puedan provocar situaciones parecidas, exhortó a la ciudadanía ponceña a comunicarse al número (787) 812-1523 y al nivel estatal al (787) 722-2929 para radicar querellas al respecto.