En Ponce: Cumplen otro aniversario de inactividad las grúas Post Panamax

Construidas por la compañía ZPMC a un costo de $22.7 millones y transportadas desde Shangai, China, las torres de acero de 140 pies de alto y 3 mil toneladas capacitarían al Puerto de Las Américas para cargar y descargar buques de máxima capacidad, los Post-Panamax.

Foto archivo

Cuando las colosales grúas Post Panamax arribaron al Puerto de Ponce el 21 de enero de 2010, miles de puertorriqueños anticipaban el inicio de una nueva era de crecimiento económico para la zona sur del país.

Construidas por la compañía ZPMC a un costo de $22.7 millones y transportadas desde Shangai, China, las torres de acero de 140 pies de alto y 3 mil toneladas capacitarían al Puerto de Las Américas (PLA) Rafael Cordero Santiago para cargar y descargar buques de máxima capacidad, los Post-Panamax.

Ahora, a casi 12 años de la fanfarria por su llegada, las atrofiadas grúas subsisten como monumentos a la incapacidad gubernamental. Su único uso, hasta el presente, ha sido fungir como telón de fondo para campañas publicitarias y promesas estériles, cada cuatro años.

Dañadas, sin uso

En entrevista con La Perla del Sur, el alcalde Luis Irizarry Pabón reconoció que las costosas grúas están averiadas, desde al menos, cuatro años atrás. Incluso, confirmó que desde su instalación nunca han sido utilizadas para su propósito.

Previo al paso del huracán María en el 2017, las grúas ya estaban en pleno deterioro, necesitadas de reparaciones y sin conexión eléctrica.

“Esas grúas nunca se han utilizado y no se les dio el mantenimiento debido”, sentenció el alcalde.

“Uno de los señalamientos que hice como legislador municipal era que no se había asignado presupuesto para el mantenimiento de esas grúas y lamentablemente, cuando entré en enero, ya estaban dañadas”, sostuvo.

“Ya estaban en malas condiciones, pero con el huracán se terminaron de afectar. Esas grúas que no tenían funciones. Inicialmente funcionaban, pero no se utilizaron”, añadió.

¿Reparación a la vista?

Aun así, Irizarry Pabón insistió que durante el próximo mes debe iniciar el proceso para su reparación, mediante una asignación de $1.4 millones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en ingles).

“Entiendo que se están examinando y haciendo los estudios necesarios para saber qué piezas se necesitan para encargarlas. En el próximo mes se deben estar reparando las dos grúas grandes”, aseguró.

“Dependiendo del proceso, la compañía nos dará una fecha estimada de cuándo pueden estar reparadas”, abundó.

Ante cuestionamientos sobre la inversión y si la reparación será otro acto simbólico para luego abandonar sus propósitos, el alcalde aseguró que esta vez se están explorando alternativas para utilizarlas.

En el 2011, La Perla del Sur reveló que el puerto ponceño tendría dificultades para recibir barcos cargados de este tamaño debido a que solo 830 de los 1,200 pies de los muelles 4, 5 y 6 están dragados a 50 pies de profundidad.

“Entendemos que en algunas áreas, una vez se terminen de reparar ciertas áreas del puerto, podemos recibir barcos que tengan hondo calado. Entendemos que esa posibilidad no la debemos excluir y estamos proyectado que se puede trabajar en el puerto”, respondió Irizarry Pabón.

“Las grúas no son exclusivas para ese tipo de barco. Las podemos usar en otras embarcaciones de menos capacidad… Lo estamos considerando”, abundó.

Ahora… el 2023

Por otra parte, Irizarry Pabón dijo confiar que para el año 2023 se podrá concretar la anticipada transferencia al gobierno municipal de los activos del Puerto de Las Américas, administrados por la Autoridad del Puerto de Ponce (APP).

Como parte de la Ley 156 del 2013, se estableció que la totalidad de los activos -tanto estatales como municipales- actualmente custodiados por la entidad administradora del PLA pasarían a Municipio de Ponce al cabo de 10 años.

“Buscamos que tanto el puerto como el aeropuerto sean manejados por Ponce, para que podamos hacer un desarrollo económico más factible y cónsono con lo que necesita la ciudad”, planteó.

“Para que sea un proceso que sea factible para el Municipio de Ponce, (el puerto) debe de estar libre de deudas y en su momento la Cámara, el Senado y el gobierno central tendrán que trabajar con eso”, continuó.

“Las conversaciones que hemos tenido con el director de Desarrollo Económico, Manuel Cidre, y con el Secretario de Estado han sido muy responsables y profesionales, y entendemos que no debemos tener ningún problema con esta administración en tener las alternativas que se perfilan para el Municipio de Ponce”, añadió.

Sin operador a corto plazo

Por último, Irizarry Pabón reconoció que, a pesar de años de reclamos- a corto plazo no espera que se nombre un operador de calibre internacional para el PLA.

El proyecto ha carecido de un “operador” desde septiembre de 2018, cuando la Junta de Directores de la APP -presidida por la entonces alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri- dejó expirar el contrato de operación con PORTEK.

“En estos momentos, no es que no lo estemos contemplando, pero queremos que el puerto esté a su máxima capacidad -tanto estructuralmente como el manejo operacional- y no estamos contemplando a corto plazo tener un operador internacional, sino que vamos a ver cómo se desarrolla”, dijo el alcalde.

“Una vez el Municipio de Ponce adquiera todas las operaciones del puerto (2023), es una de las cosas que se pueden considerar”, añadió.

Al cierre de esta edición, la Autoridad del Puerto de Ponce aún desarrollaba el Plan de Operación para el proyecto y el sonado Plan de Mercadeo para el puerto. Asimismo, dos de los nueve integrantes de la Junta de Directores aún estaban por nombrarse.