En época de mangó: que nadie desperdicie sus propiedades

Esta fruta contiene enzimas digestivas que ayudan a descomponer las proteínas, ayudando así a la digestión.

Esta fruta tropical es en realidad oriunda del sur de Asia. No obstante, hoy se cultiva en múltiples localidades del mundo para disfrutar de su particular sabor, así como de sus beneficios. Entre ellos:

Múltiples nutrientes

Es rico en aminoácidos, vitaminas C y E, flavonoides, beta-caroteno, niacina, calcio, hierro, magnesio y el potasio.

Aliado contra el cáncer

Los fenoles en los mangós, como la quercetina, isoquercitrina, astragalina, ácido gálico y las enzimas tienen reconocidas capacidades de prevención del cáncer. También son ricos en fibra dietética soluble conocida como pectina.

Los científicos han identificado una estrecha relación entre consumir gran cantidad de fibra y el menor riesgo de cánceres del tracto gastrointestinal.

Así que anote: solo una taza de rebanadas de mangó (alrededor de seis onzas) contiene 76 por ciento del valor diario necesario de vitamina C, un poderoso antioxidante que ayuda a proteger las células contra el daño de los radicales libres y reduce el riesgo de cáncer.

Protector de la vista

Una taza de esta fruta en rodajas tiene el 25 por ciento del valor diario de vitamina A necesaria, que promueve la buena visión.

Comerlo regularmente previene la ceguera nocturna, los errores de refracción, el ojo seco, el ablandamiento de la córnea, la picazón y ardor en los ojos.

Digestivo

Los mangós contienen enzimas digestivas que ayudan a descomponer las proteínas, ayudando así a la digestión. También son útiles contra la acidez debido a una enzima presente en ella, que alivia el estómago.

Debido a la gran cantidad de fibra que contiene, también puede ser útil para prevenir el estreñimiento.

Beneficios para la piel

Es efectivo para aliviar los poros tapados de la piel. Esto significa que las personas que sufren de acné se beneficiarán con el mangó.

Simplemente quite la pulpa y aplique sobre la piel durante unos 10 minutos antes de lavarse.

Comerlo también hace que su piel sea más suave y brillante.

Ayuda contra la diabetes

Las hojas de mango ayudan a normalizar los niveles de insulina en la sangre.

Un remedio casero para el control de la diabetes consiste en hervir unas pocas hojas de mangó en agua y permitir que se sature toda la noche. Luego en la mañana puede consumir la decocción filtrada.

Por otro lado, una persona con diabetes no solo puede sino que debe consumir frutas, al menos tres raciones al día y con un plan de alimentación adecuado a su enfermedad. En este caso, raciones de tres onzas como postre en comidas equilibradas son aceptables.

Contra la anemia

Asimismo, los mangós son buenos para las mujeres embarazadas, posmenopáusicas y personas con anemia, debido a su contenido de hierro. La vitamina C en el mangó ayuda al cuerpo a absorber el hierro.

Provechoso para la memoria

Es útil para los niños que tienen falta de concentración en los estudios, ya que contiene ácido glutamina, que es bueno para estimular la memoria y mantener las células activas.

Para aumento de peso

También puede ser beneficiosos para las personas que quieren aumentar de peso. Cada 3.5 onzas de mangó contienen aproximadamente 75 calorías. Además, los mangós crudos contienen almidón, que se convierte en azúcar como la fruta madura.

Por lo tanto, comer mangós maduros con leche (rica en proteínas) puede ser muy útil en el aumento de peso.

Menos pesticidas

El mangó incluso se considera una de las 12 frutas menos contaminadas, un hecho particularmente importante, dado el amplio uso de pesticidas en la agricultura.