Piden cautela ante presunta baja en casos de Covid-19 en la zona sur

“Los datos que está ofreciendo el Departamento de Salud tienen un atraso enorme y no sabemos cuántas pruebas se están haciendo de semana a semana. Si resulta que hacen menos pruebas, cambia por completo la ecuación y no necesariamente significa que hay menos contagios”, recalcó la epidemióloga y catedrática del Recinto de Ciencias Medicas, Cruz María Nazario Delgado.

Foto suministrada

Una merma significativa en casos confirmados de Covid-19 se registró durante la primera semana del mes de septiembre en los municipios que comprenden la Región de Ponce, de acuerdo a estadísticas oficiales del Departamento de Salud.

Entre el 1 y el 7 de este mes, 29 casos nuevos confirmados se reportaron en esta zona, lo que constituye una caída de 70 por ciento en comparación con los 102 registrados la semana anterior.

Según dicho reporte, los casos confirmados más recientes incluyeron cinco personas contagiadas en Guayama y Adjuntas, tres en Juana Díaz y Patillas, y dos en Ponce y Jayuya.

Asimismo, los pueblos de Yauco, Santa Isabel, Salinas, Peñuelas, Guánica, Villalba y Arroyo reportaron un caso nuevo, respectivamente, mientras que en Guayanilla presuntamente no se registró alguno.

Sin embargo, expertos consultados por La Perla del Sur advirtieron que estas cifras no deben tomarse como justificación para “bajar la guardia” y pronosticaron que en las próximas semanas la población podría presenciar un repunte de casos.

“Vamos en la dirección correcta, pero estamos lejos del fin y no podemos bajar la guardia”, planteó la vicepresidenta de Investigación del Ponce Health Sciences University e integrante del Task Force Médico del Sur, Kenira Thompson García.

“En términos generales, hemos visto que la región sur ha tenido números más bajos, comparado con otras regiones. Ponce, siendo un pueblo tan grande y con mucha densidad poblacional, lleva meses que se ha mantenido relativamente estable”, continuó.

“En municipios como Yauco, donde hace unos meses hubo unos cuantos brotes, se ha podido controlar la situación y ahora tiene índices de positividad más bajitos”, abundó.

En esa línea, el director médico del Hospital Damas de Ponce, Pedro Luis Benítez Lorenzo, apuntó que su institución solo ha tenido un paciente confirmado con Covid-19 desde que comenzó la emergencia en marzo.

“Hemos tenido casos sospechosos, pero cuando se hacen la prueba molecular han salido negativo, con la excepción de un solo caso el mes pasado. El paciente respondió muy bien al tratamiento y eventualmente fue dado de alta”, aseguró.

Benítez Lorenzo atribuyó la presunta merma en casos a mayor cumplimiento de la ciudadanía con las medidas de distanciamiento y al cierre de varios negocios de bebidas alcohólicas frecuentados por cientos de personas. A su juicio, la clausura del Aeropuerto Mercedita también ha permitido limitar la entrada de novel virus.

Anticipan virazón

Sin embargo, tanto Thompson García como Benítez Lorenzo advirtieron que esta merma temporal podría ser el preludio a otro alza notable en casos en toda la isla, a consecuencia de las elecciones generales de noviembre.

“Es algo que nos preocupa. Ya todos vimos lo que pasó con unas primarias con un grupo limitado de participantes. Un evento masivo como unas elecciones generales donde personas de todos los partidos se tiran a la calle, es un escenario de muy alto riesgo”, advirtió Thompson García.

“Si los casos se disparan en noviembre, vamos a tener unas navidades bien tristes”, añadió.

Incluso, la doctora recalcó que las actividades tradicionales de la temporada navideña podrían agravar el problema de contagio comunitario.

“Al puertorriqueño le gusta celebrar en familia durante la época navideña. Es cuando más fiestas y reuniones familiares se dan y es precisamente en estos tipos de actividades que se dan muchos de los contagios”, planteó Thompson García.

“Si no cobramos conciencia y no aprendemos de los brotes que ya hemos tenido, pudiéramos tener unos meses muy difíciles para cerrar el año”, continuó.

“No es momento de bajar la guardia y si nos descuidamos, los números van a subir rápidamente. El uso consistente y correcto de la mascarilla, el distanciamiento físico y la higiene, esas son las herramientas que han funcionado y que no se pueden descuidar”, añadió.

A ciegas los números

Por su parte, la epidemióloga y catedrática del Recinto de Ciencias Medicas, Cruz María Nazario Delgado, urgió a la ciudadanía a no confiar en las estadísticas presentadas por el Departamento de Salud.

“No creo que los contagios han bajado tanto”, insistió, apuntando a otros factores que podrían estar contribuyendo a la variación en los números oficiales.

A juicio de la veterana especialista, es difícil equiparar una merma momentánea en casos a un cambio en la realidad de contagios, ya que aún se desconoce cuántas pruebas se están realizando en cada municipio y bajo qué parámetros.

Debido a esto, opinó que una merma en casos confirmados podría deberse a una reducción en pruebas realizadas y no necesariamente a una estabilización en el nivel de contagios.

“Los datos que está ofreciendo el Departamento de Salud tienen un atraso enorme y no sabemos cuántas pruebas se están haciendo de semana a semana. Si resulta que hacen menos pruebas, cambia por completo la ecuación y no necesariamente significa que hay menos contagios”.

“Esa información no está disponible y nunca ha estado disponible (a nivel municipal)”, sentenció además.