En el BSN Leones: lucen sólidos para enfrentar a Fajardo

Carlos Rivera ha estabilizado el juego de los Leones.

Foto: Luis Modesti-BSN

Justo cuando más lo necesitaban, los Leones de Ponce lograron hilvanar una racha de victorias que los ha colocado en mejor posición, de cara a las series postemporada del Baloncesto Superior Nacional (BSN).

La racha de cinco triunfos al hilo permitió que los Leones alcanzaran las 21 victorias, récord solo igualado por los Santeros de Aguada, quienes se quedaron con la primera posición del standing al ganar la serie particular frente a los selváticos.

Nada mal para un equipo que semanas antes batallaba por terminar en el cuarto lugar, para así tener ventaja local solo en la primera serie.

Y es que parecería que los Leones al fin consiguieron la cohesión de equipo, la famosa química, que hace que los jugadores al fin entiendan sus roles y que vean al colectivo por encima del individualismo.

Para eso, claro está, hay que tener jugadores que piensen primero en el beneficio común, sacrificando -en ocasiones- sus actuación individual.

En ese aspecto del juego, ha sido clave la presencia de Carlos Rivera. Su veteranía y sapiencia -y sobre todo, el conocimiento y control que tiene de sus compañeros y del juego- lo hace un armador “de lujo” dentro de la plantilla sureña.

Rivera además parece haber recuperado la confianza de atacar el canasto: un detalle de su juego que se había afectado, aparentemente, debido a las lesiones sufridas en los pasados años y que hoy son cosas del pasado.

La presencia de Rivera también ha estabilizado el juego ofensivo de Víctor Liz y Ángel Daniel Vassallo, los dos cañones principales de la ofensiva ponceña, quienes se han mantenido anotando cerca o por encima de los 20 puntos en la racha victoriosa del quinteto.

Liz, de paso, fue el líder en puntos anotados de la liga, al promediar 19.5 por juego, mientras que Vassallo fue el jugador con el mejor por ciento en tiros libres anotados entre los jugadores que terminaron activos con 89.9.

La llegada del refuerzo Will Daniels, unida a la evidente mejoría en el juego de Adrian Uter, complementan un cuadro regular que compara con el mejor de la liga.

Del banco, José Guitían, Alvin Cruz y las últimas adquisiciones Matt López, De Juan Marrero y Sammy Mojica aportan energía y se han adaptado muy bien a la filosofía del dirigente Wilhelmus Caanen.

Ahora, los Leones enfrentarán en Cuartos de Finales a Fajardo, lo que representa un interesante reto para los felinos, ya que es la típica confrontación entre los equipos con más ofensiva en el torneo- Fajardo promedió 95.3 y Ponce 94.9-, y entre un equipo cariduro que todo el tiempo empuja la carrera frente a unos Leones que prefieren el juego a mitad de cancha.

La serie, que es de 7-4, comienza este miércoles, 12 de junio, en Ponce. El viernes se traslada a Fajardo y el domingo, 16 de junio regresa a la “Casa de Pachín”.