El Villancico Yaucano: a setenta años de su memorable estreno

El suceso ocurrió durante la Misa de Gallo del año 1951 en la Iglesia Santísimo Rosario de Yauco y su debut estuvo a cargo de una de las mejores sopranos de la localidad, María Amelia Lugo Espiñeiro.

Fotos suministradas

Su cuerpo y su musa nunca más estarán con nosotros, pero su tema cumbre, El Villancico Yaucano, tampoco dejará de sonar, ni conmover a los millones de puertorriqueños que viven la Navidad apartados de su patria.

Interpretado por voces tan carismáticas como las de Ednita Nazario, Danny Rivera, Yolanda Vádiz y Plácido Domingo, el tema musical del compositor, músico y cantante Amaury Veray Torregrosa no ha perdido vigencia, ni sentimiento.

Y el mejor ejemplo ocurrirá este viernes, 24 de diciembre, cuando se cumplirán siete décadas del estreno de la obra maestra.

A la medianoche

El suceso ocurrió durante la Misa de Gallo del año 1951 en la Iglesia Santísimo Rosario de Yauco y su debut estuvo a cargo de una de las mejores sopranos de la localidad, María Amelia Lugo Espiñeiro.

Como explicó la propia intérprete a La Perla del Sur durante una entrevista realizada en su hogar en diciembre de 2007, María Amelia conoció al compositor a muy temprana edad, mientras ambos estudiaban en el Colegio Holy Rosary de la ciudad cafetalera.

Mas fue al mediodía de aquel lunes, 24 de diciembre que Veray Torregrosa -entonces con 28 años de edad- acudió a casa de la cantante para notificarle que había compuesto un villancico “y que quería estrenarlo esa noche”.

“Lo ensayamos unas cuantas veces”, antes de que se encaminaran a la iglesia ubicada frente a la Plaza Fernando Pacheco, indicó María Amelia. Pero una vez Amaury tocó los primeros acordes en el viejo órgano del templo “todo el mundo se volteó mirando hacia el coro, principalmente en la parte que dice ‘Yo soy un pobre yaucano…’”, relató.

“Cuando terminó la misa, ¡quedaron locos!”, continuó quien aquella noche del año 1951 contaba con 26 años de edad.

Sin embargo, “para mí, ese momento fue corriente”, aclaró la entonces profesora retirada natural de Guayanilla, al admitir que en aquel instante era imposible calibrar el alcance que ganaría la composición.

Lugo Espiñeiro falleció el 4 de abril de 2010, a la edad de 85 años.

Veray Torregrosa falleció cinco años antes, el 30 de octubre de 1995, y sus restos fueron enterrados en el Antiguo Cementerio Municipal de Yauco.

Previo a su partida, en el año 1994, una inusitada controversia reventó en el país. Durante el congreso anual de la Asociación Puertorriqueña de Coleccionistas de Música Popular de Puerto Rico, el historiador José Manuel Torres Santiago cuestionó, tanto el origen como la autoría del villancico.

No obstante, poco después el prolífico compositor pudo explicar a la Fundación Nacional para la Cultura Popular que “la primera parte del texto es tradicional española, eso no es mío. Donde empieza lo mío es “yo soy un pobre yaucano…”.

“Pasé trabajo en la parte mía, en la métrica. Lo que cogí prestado del folclor español anónimo fueron las dos primeras cuartetas”.

Salto internacional

Al igual que a tantos otros compositores, Veray Torregrosa nunca presenció el instante en que su composición saltó al escenario internacional.

Ocurrió el 15 de diciembre de 1996 -hace ya 25 años- cuando el tenor español José Plácido Domingo Embil interpretó El Villancico Yaucano en el imponente Austria Center, junto a la Orquesta Sinfónica de Viena.

La histórica ocasión, perpetuada en DVD, fue posible gracias a la intercesión de su amigo personal, el puertorriqueño Guillermo Martínez, y del exsecretario del Departamento de Salud y coleccionista de música, Jaime Rivera Dueño.

Un museo dedicado a la vida y obra del compositor le sobrevive en su otrora residencia y hogar de sus padres, ubicada en la calle Santiago Vivaldi Pacheco de Yauco.

Biografía

Nacido en Yauco en el año 1922, Amaury estudió música con Olimpia Morel, maestra de piano e hija del insigne Juan Morel Campos, y Emilio Bacó Pasarell. Se graduó de Bachillerato en Artes de la Universidad de Puerto Rico en el 1943 y de Bachillerato en Música en el Conservatorio de Nueva Inglaterra en 1949, donde se especializó en teoría musical.

En 1956 estudió composición en la Academia de Santa Cecilia en Roma, gracias a la beca Pablo Casals que le otorgó el Instituto de Cultura Puertorriqueña y a su regreso a Puerto Rico fundó el Archivo Nacional de Música.

Entre otros roles, fue profesor de música en la Escuela Superior de Ponce y director del coro de la Universidad Católica. Asimismo, fue profesor de Teoría y Composición e Historia de la Música de Puerto Rico en el Conservatorio de Música de Puerto Rico, donde también ejerció como jefe del Departamento de Teoría y Composición.

Sus primeras composiciones musicales fueron Canción de Cuna y Estampa Fúnebre, las que compuso a los 16 años de edad. Asimismo, dejó una extensa producción musical que incluye obras para orquesta, para grupos de cámara, para piano, para canto y piano, ballets y música para cine y teatro.

Junto a Héctor Campos Parsi y Jack Delano, se le considera uno de los fundadores del nacionalismo musical puertorriqueño.

En esta foto de archivo, Amaury Veray acompaña en ropa militar a sus padres y tres hermanos. La imagen pertenece a la colección de objetos personales que atesoró el músico y compositor en su hogar de la calle Santiago Vivaldi Pacheco de Yauco.