El sedentarismo: otro silente enemigo de su salud

La pereza e inactividad prolongada puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, así como diabetes tipo 2 o cáncer.

Foto suministrada

El sedentarismo sigue siendo uno de los factores de riesgo más comunes detrás de enfermedades como la obesidad o la diabetes.

De hecho, no moverse durante períodos prolongados de tiempo puede conducir a una peor salud cardiovascular, además de declinar los niveles de serotonina y dopamina en el organismo, por lo que acabará también pasando factura a su salud mental y capacidad para dormir profundamente.

El primer paso

Debido a la pandemia, el año pasado fue el que más tiempo todos pasamos en casa. Por fortuna, muchos decidieron sacar su fuerza de voluntad y realizar entrenamientos en el hogar para no cesar de hacer actividad física. Pero a más de un año del encierro las cifras no son nada buenas.

Un estudio publicado en Annals of Internal Medicine descubrió que solo en los 30 primeros días de la pandemia hubo una disminución del 27.3 por ciento en los pasos dados por 455 mil personas localizadas en 187 países.

Más que nunca, y ahora que ya no hay unas restricciones tan estrictas, es necesario volver a ponerse al día con los entrenamientos para gozar de una vida saludable. Y en caso de que no coja impulso, entonces se expone a muchos problemas de salud, como reseña la revista Eat This Not That.

Acorta la vida

Un estudio de 2019 realizado por la Sociedad Europea de Cardiología reflejó que el comportamiento sedentario durante un período de 20 años podría duplicar el riesgo de muerte prematura. Y no hace falta matarse a abdominales durante horas: en realidad basta con dar un pequeño paseo al aire libre todos los días.

Al margen de este estudio, otro publicado en 2012 comprobó que pasar sentado menos de tres horas al día podía aumentar la esperanza de vida de una persona en hasta dos años.

Peor salud cardiovascular

Una investigación de 2012 publicada en The Lancet demostró que la inactividad física conduce a aproximadamente el seis por ciento de los casos totales de enfermedades cardíacas, como presión arterial alta o colesterol.

Es evidente que estar tanto tiempo sentado, tumbado o parado no le viene nada bien al corazón. Por ello, salga a la calle -si es en el sur durante estos días, bajo sombra o temprano en la mañana- y disfrute de un agradable paseo para que el órgano más importante de todo el cuerpo siga bombeando a pleno funcionamiento.

Mayor riesgo de contraer cáncer

Aunque esta enfermedad tan temida tiene múltiples causas, una vida sedentaria no ayuda para nada a la hora de prevenirla.

Junto con vicios como el tabaco y el alcohol, el cáncer también puede venir provocado por la falta de actividad física. Concretamente, el de mama.

Una investigación publicada en Recent Results in Cancer Research descubrió que aquellas mujeres que hacían más ejercicio tenían hasta 25 por ciento menos de riesgo de desarrollar esta afección que aquellas que no hacían nada de actividad física.

Y de diabetes tipo 2

Un estudio de 2016 publicado en el World Journal of Diabetes reflejó que solo hace falta una caminata de media hora al día para reducir en 50 por ciento el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Incluso, otro estudio publicado en Medicine and Sport Science reveló que aquellos que llevaban una vida demasiado sedentaria podrían aumentar el riesgo de sufrirla en 112 por ciento. Por tanto, ¿qué espera para ponerse el calzado más cómodo y salir a disfrutar de un buen paseo al aire libre?