EEUU incluye frutos dec Puerto Rico en programa de apoyo a agricultores afectados por COVID-19

Foto archivo

SAN JUAN – La comisionada residente en Washington, DC, Jenniffer González, anunció este viernes que el Departamento de Agricultura federal (USDA, en inglés) incluyó varios frutos de Puerto Rico en el programa de ayudas a agricultores afectados por el COVID-19, el Coronavirus Food Assistance Program (CFAP).

Al momento, algunos de esos frutos incluye piña, cilantro, guayaba, parcha (maracuyá) y coco, aunque otros se agregarán después, detalló González en un comunicado de prensa.

González exhortó además a todos los agricultores a que se comuniquen con la oficina de la Farm Service Agency (FSA) del USDA para solicitar y obtener este beneficio federal que cuenta con un fondo de 19.000 millones de dólares, entre los dos programas que lo componen, antes del 28 de agosto que es la fecha límite.

González explicó que había solicitado directamente al USDA que incluyera a los agricultores de la isla en este beneficio, y a su vez, solicitó la inclusión de productos agrícolas locales que originalmente habían estado excluidos.

Este mismo reclamo también lo realizó ante el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado durante la vista pública la semana pasada sobre el impacto del coronavirus en los territorios estadounidenses, que incluyen a Puerto Rico.

González explicó que esta situación no solo ha afectado a agricultores puertorriqueños, sino a muchos más en Estados Unidos que también han solicitado que se expanda este programa para poder incluir sus cultivos.

La comisionada dijo además que el USDA extendió la cobertura del programa CFAP a varios cultivos.

De los solicitados por los agricultores locales están varios tipos adicionales de lechugas, piña, pimientos, batata, cilantro y parcha.

Se espera que en la segunda ronda de inclusión de productos agrícolas cubiertos por este programa, se añadan más frutos locales, agregó González.

El CFAP provee asistencia económica a agricultores y ganaderos que se han visto afectados por la pandemia.

Entre los daños sostenidos y considerados por el programa está la reducción de precio de un 5% o más debido a la pérdida de demanda, costos adicionales por interrupciones de mercadeo y venta, costos por disposición de cultivos excedentes, o “surplus”, entre otros.

Para la ayuda, son elegibles los agricultores que producen cultivos tradicionales y cultivos no tradicionales, conocidos en inglés como “specialty” y “non-specialty” crops, productores de leche, ganaderos, y agricultores que le suplen a mercados familiares, restaurantes y escuelas que notado reducciones en precios relacionados a la pandemia.

También incluye a los agricultores que hayan tenido que disponer de sus cosechas porque no las pudieron vender por cierres o falta de compra durante la pandemia.