Échele un vistazo a las calorías en el menú

Foto: Visual Hunt

Las investigaciones muestran que las personas con frecuencia subestiman la cantidad de calorías que consumen cuando comen fuera. ¿Sabía que los alimentos y bebidas que se consumen fuera de casa aportan muchas calorías a la dieta; tanto como un tercio de la ingesta diaria de una persona?

Desde mayo de 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) exige que ciertos tipos de establecimientos de comida anuncien la información calórica en los menús y tableros o carteles de menú para ayudar a los consumidores a tomar decisiones educadas sobre sus alimentos. 

Esta regulación fue impuesta en las cadenas de restaurantes y los establecimientos de venta de comida con más de 20 ubicaciones, por la tanto, usted podrá conocer la información calórica de lo que consume, ya sea que esté comiendo hamburguesas en un restaurante de comida rápida, comprando una ensalada en un supermercado u ordenando pasta en un restaurante de cadena. 

Además, también deberá proporcionarse la información nutricional, como el contenido de sodio o de grasa saturada, a petición del cliente en estos establecimientos.

La información calórica en los menús y los tableros de menús debe estar claramente anunciada. Para la comida que se sirve uno mismo, como la de las barras de ensaladas y los bufés, la información debe mostrarse con claridad para que los consumidores puedan verla al pasar a servirse, así lo establece la FDA en su regulación. 

Según la FDA, al tener información sobre las calorías de los alimentos, el consumidor puede tomar decisiones más educadas sobre los alimentos que consume, decisiones que pueden ayudar a mejorar su estado general de salud y el de su familia. 

Asimismo, la FDA asegura que es tan importante que usted y su familia tengan acceso a esta información cuando comen fuera, como cuando lo hacen en casa, cuando pueden ver el número de calorías en el empaque de los alimentos.

Ejemplos de cómo puede usar la información calórica para tomar mejores decisiones:

  • Para reducir la cantidad de calorías que consume, intente haciendo sustituciones sencillas, como optar por un emparedado de pollo a la parrilla, con 380 calorías, en lugar de uno de pollo frito, con 570. Las bebidas le dan otra oportunidad de elegir con cuidado. El agua mineral no tiene calorías, en comparación con un refresco, con 250 calorías, dependiendo del tamaño de la porción.
  • Pida salsas o aderezos para ensaladas al costado.
  • Si desea reducir su ingesta de sodio, bajarle a las grasas saturadas o aumentar la cantidad de fibra en sus comidas, solicite esa información para el platillo del menú que piensa ordenar.