Durante foro en Ponce advierten médicos: las secuelas del coronavirus sobrevivirán a las vacunas

“Se han encontrado problemas a nivel del sistema nervioso central, donde algunos desarrollaron convulsiones, y algo que nosotros conocemos, el famoso Guillain Barré”, puntualizó la infectóloga Nilda Zapata Molina.

Foto archivo

En momentos en que los expertos miran con preocupación el crecimiento exponencial de contagios y muertas por Covid-19 en Puerto Rico, médicos sureños advierten que las secuelas del letal virus podrían ser críticas y permanentes.

Durante el foro virtual Repunte del COVID-19, Parte II: las secuelas del Coronavirus, los expertos además reconocieron que la situación en el área sur empeoró significativamente durante el pasado mes de noviembre.

“El área suroeste, junto con el área de Fajardo, eran donde menos casos se habían reportado de Covid-19. Sin embargo, en este mes de noviembre ha habido un aumento en el número de casos y se ve, no solo en los casos positivos, se ve en el aumento en las hospitalizaciones por Covid”, destacó el doctor Pedro Benítez Lorenzo, director médico del Hospital Damas.

“Sobre los brotes de Covid: número uno está Bayamón y número dos está el área de nosotros, Ponce. Estamos viendo brotes de Covid y eso está aumentando la incidencia de esta enfermedad. Desafortunadamente estos brotes se deben, como todos sabemos, a la falta de uso de mascarillas, a la falta de distanciamiento”, agregó en su ponencia del pasado 24 de noviembre.

“Ahora, en el mes de noviembre, se lo estamos atribuyendo a todas las caravanas políticas, que yo no entiendo cómo siguen haciendo lo mismo. El fin de semana pasado se reunieron 1,700 demócratas aquí en Puerto Rico para elegir el liderato del partido demócrata. ¿En qué estamos pensando?”, cuestionó además.

Por otro lado, el galeno aseguró que, de continuar la tendencia, habrá que volver a un lock down completo.

“De seguir la pandemia sin control como hasta ahora, y observando lo que está sucediendo en otros lugares de Puerto Rico, tenemos que deducir que 16 camas (que tiene Damas para atender personas con Covid-19) no serán suficientes y tampoco habrá personal para atender tantos casos, ya que se cansan, se contagian y algunos fallecen. Es imperativo que el público entienda la seriedad de esta situación y sigan las recomendaciones: uso de mascarillas, lavado frecuente de manos, distanciamiento social y evitar reuniones”, puntualizó Benítez Lorenzo.

Las secuelas del coronavirus

Durante el foro presentado por el Hospital Damas, otros especialistas plantearon que la inmensa mayoría de los ciudadanos aún no calibra los efectos a largo plazo de este virus en la salud.

Por ejemplo, la doctora Nilda Zapata Molina, infectóloga y presidenta del Comité de Control de Infecciones, repasó algunas de las condiciones detectadas en estudios realizados a personas que han sobrevivido al coronavirus.

“Se ha visto que personas jóvenes que han tenido Covid con síntomas leves o asintomáticas, se han hecho estudios de imágenes de corazón y se ha encontrado que tienen debilidad del músculo cardiaco. Esto va a llevar eventualmente a fallo cardiaco al paciente”.

“También se han encontrado problemas a nivel del sistema nervioso central, donde algunos desarrollaron convulsiones, y algo que nosotros conocemos, el famoso Guillain Barré, que es una situación neurológica que ocurre después de un síndrome viral, como es el Covid. Tal vez al inicio, los síntomas no fueron muchos, pero las secuelas pueden ser grandes”, puntualizó la infectóloga.

Zapata Molina también mencionó pacientes han desarrollado depresión, ansiedad, problema de memoria y de aprendizaje. Además, observó que pacientes con síntomas fuertes de coronavirus pueden sufrir daño en los alveolos, lo que podría convertirse en una cicatriz en el pulmón y provocar problemas de oxigenación, de por vida.

“Para los que son jóvenes y se creen inmortales, van a la playa, van al jangueo y se van al chinchorreo, tienen que tener en mente que, no solo el cinco por ciento (de los contagiados) puede morir, sino que puede haber secuelas que no sabemos cuánto van a durar y que no hay tratamiento para esto. Hay intentos de identificar la razón, pero hasta ahora no hay nada”, recalcó de otra parte el doctor Miguel Magraner Suárez, director de Medicina Interna del hospital.

Vacuna y disciplina

Por último, el doctor Jesse Alemán Ortiz, neumólogo y director de la Unidad de Cuidado de Intensivo del Hospital Damas, estimó que las primeras vacunas contra el Covid-19 podrían estar disponibles a mediados o al final de diciembre.

Aunque se calcula que entre 60 a 70 vacunas están en desarrollo, solo tres o cuatro se han posicionado en últimas etapas de evaluación, como las desarrolladas por las farmacéuticas Moderna y Pfizer.

“Las dos (Moderna y Pfizer) han estado demostrando buena eficacia, incluso, parecidísimas. Están cerca del 95 o 96 por ciento de efectividad”, expresó.

“Los efectos secundarios que se han sometido son muy parecidos, muy leves, usualmente malestar en el área donde se pone. Definitivamente, se va a utilizar la primera que esté disponible porque en este momento estamos en una emergencia”, agregó el neumólogo.

No obstante, los especialistas participantes coincidieron en que aún falta camino por recorrer para llegar al fin de la pandemia.

“La vacuna sola no va a atajar o cortar esto… la protección de 90 o 95 por ciento no es total. Este camino de acortar esta enfermedad va a tomar como un año. Si usamos la vacuna, si usamos el lavado de manos, la mascarilla. Esto no se va a ir en dos días”, puntualizó Magraner Suárez.

“Para tener una efectividad, para que se pueda detener esa propagación, hay que tener más o menos un 60 o 65 por ciento de inmunidad en la comunidad. Así que la utilización de la vacuna, junto con la disciplina del pueblo, es lo que puede hacer que eso merme. Pero, debemos estar hablando, quizás verano o quizás las próximas navidades. Así que nos queda mucho tiempo en esto”, agregó Alemán Ortiz.

El doctor Héctor Santini Olivieri, presidente de la Facultad Médica y otorrinolaringólogo, también participó del foro.