El cierre de más comercios: “lo debimos haber hecho hace semanas”

Las estadísticas evidencian que en los pasados 30 días el número de casos confirmados de Covid-19 se ha disparado a más del doble en los municipios de la zona sur del país, marcando una nueva etapa de la pandemia a nivel regional.

Foto archivo

El retraso en la imposición de más restricciones para controlar el aumento vertiginoso en casos de coronavirus (COVID-19) en la isla comienza a pasar factura.

Solo el martes de esta semana, el Departamento de Salud reportó 633 nuevos casos confirmados del virus, la cifra más alta desde que comenzó la emergencia el pasado mes de marzo.

De esta forma, el número acumulado de personas contagiadas se elevó a 12,371, con otros 15,342 casos probables.

Simultáneamente, entre el pasado lunes y martes se reportaron 11 muertes adicionales, elevando el total acumulado a 346.

“Esto era inevitable, con la cantidad de personas que hay en la calle”, sentenció la vicepresidenta de investigación de la Ponce Health Sciences University (PHSU), Kenira Thompson García.

“Yo estaba a punto de infartar viendo la cobertura de la noche de las primarias. Todo el mundo pegados, en espacios cerrados, abrazándose y quitándose las mascarillas”, continuó.

“En la medida que sigan pasando cosas como las que vimos esta semana, esto se va a poner peor”, añadió.

El despunte en casos, sin embargo, es consistente con las reiteradas advertencias de salubristas, incluyendo Thompson García, quienes han adelantado que en las próximas semanas se sufrirán las consecuencias del relajamiento de restricciones y el incumplimiento de la ciudadanía con las recomendaciones médicas.

¿30 mil casos en septiembre?

De hecho, Thompson García reveló que mientras participaba la pasada semana en una reunión del Departamento de Salud, se pronosticó que el número de contagios por Covid-19 en la isla podría alcanzar los 30 mil para el 1ro. de septiembre -mas del doble del conteo actual- si en Puerto Rico no se implementan restricciones adicionales.

“Y esa proyección fue antes del revolú de las primarias”, advirtió.

“Originalmente, las proyecciones eran que para el 15 de agosto podíamos tener entre 6,200 y 6,500 casos. Estamos sobre 12 mil casos, así que se superó por muchísimo lo que se había proyectado como el peor escenario”, abundó.

Respuesta tardía

Por otro lado, al cierre de esta edición trascendió el informe oficial de recomendaciones que el grupo asesor médico del Gobierno (Task Force Médico) entregó a la gobernadora Wanda Vázquez Garced esta semana.

En el mismo, se advierte el auge en contagios y se recomienda el cierre de centros comerciales, restaurantes e iglesias, por espacio de 21 días.

Sin embargo, Thompson García opinó que se ha desperdiciado una ventana de tiempo importante para atajar esta crisis, por lo que ya no hay espacio para adoptar medidas tímidas.

“Lo debimos haber hecho hace semanas”, puntualizó Thompson García, al apuntar al cierre de ciertos comercios y espacios públicos. “No podemos seguir con esta apertura a medias, con la gente aglomerándose y buscando cualquier excusa para salir”.

A su juicio, la laxitud de la directrices actuales además permite mucha discreción a la hora de limitar actividades.

“Es demasiado flexible. Las medidas actuales no están funcionando. Permiten demasiado espacio para que las personas puedan asumir que cualquier conducta cae dentro de las actividades autorizadas”, dijo.

“Yo he visto comercios pequeños que han sido bien estrictos, pero hay megatiendas donde los protocolos se fueron hace tiempo. Quizás afuera tienen fila para hacer el aguaje de que se está restringiendo la entrada, pero una vez tú entras, está lleno y no hay controles”, abundó.

Presiones

“La culpa es compartida. No hay disciplina de la ciudadanía y la fiscalización del gobierno a los comercios ha sido muy débil”, añadió. “Esto se ha retrasado por diversas razones, incluyendo presiones del sector económico”.

A pesar de este cuadro, sin embargo, la gobernadora optó el pasado viernes por extender una semana más la orden ejecutiva vigente. Su directriz coincidió con la antesala a la continuación de las primarias.

“Desde hace un mes los números se han estado disparando. Haber extendido (la orden ejecutiva) una semana adicional, en lo único que va a redundar es en más casos, que los vamos a ver de aquí a dos semanas”, argumentó.

“Si con esta nueva orden ejecutiva no se toman unas medidas más restrictivas, donde haya más control y menos gente en la calle, vamos a tener un problema serio”, sostuvo.

Se duplican casos en el sur

Entretanto, las estadísticas evidencian que en los pasados 30 días el número de casos confirmados de Covid-19 se ha disparado a más del doble en los municipios de la zona sur del país, marcando una nueva etapa de la pandemia a nivel regional.

Según consta en los informes oficiales del Departamento de Salud, desde el pasado 19 de julio el número de personas contagiadas en los municipios de la Región de Ponce aumentó de 396 a 883, mientras que los casos probables se elevaron en más de 50 por ciento, de 1,184 a 1,849

Esto representa el periodo de mayor aceleración de contagios desde que iniciaron las restricciones por la pandemia, el pasado 15 de marzo.

En el caso de Ponce, los contagios se dispararon de 113 a 259 en solo 30 días. Esta cifra supera el conjunto de los casos reportados entre los municipios de Coamo, Guayanilla, Guánica, Villalba, Salinas, Arroyo, Santa Isabel, Patillas y Jayuya.

La tendencia se repite en otros municipios de la zona como Yauco, donde los contagios se elevaron de 53 a 126, y en Juana Díaz, de 55 a 105.