Ponce: otro donativo inmune a la crisis

(Ponce, 19 de diciembre de 2014) Ni el multimillonario déficit fiscal, la forzada reducción de jornada o los recientes señalamientos de la Oficina del Contralor sobre irregularidades en la aprobación de donativos impidieron que este jueves la Alcaldía de Ponce y su legislatura municipal avalaran otro robusto auspicio, pagadero con fondos públicos.

En voto partidista y a toda prisa, la mayoría novoprogresista de la asamblea municipal de Ponce aprobó 12 a 2 el más reciente donativo a la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI).

En esta ocasión, una dádiva de $265 mil para asegurar las Justas Intercolegiales de abril de 2015.

La donación, $15 mil más alta a la aprobada para la misma organización el año pasado, contradice declaraciones públicas de la alcaldesa María Meléndez Altieri, quien en enero de 2013 y octubre del 2014 anunció que haría recortes a donativos como parte de un presunto plan de austeridad.

Además, se aprobó al mismo tiempo en que casi 1,400 empleados municipales sufren el recorte del 50 por ciento de su jornada y salario.

“Estas cosas no deben ocurrir cuando un municipio está en precario”, afirmó el legislador municipal del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) que votó en contra de la medida, Justiniano Díaz Maldonado.

Sin evaluación

En entrevista con La Perla del Sur, el asambleísta denunció que la discusión de la medida duró media hora y que, aunque se hizo alusión a un estudio que mide el impacto económico de las Justas en la ciudad, los legisladores no tuvieron acceso al documento previo a la votación.

Además, tal y como ha sido la práctica durante los pasados años, la sesión extraordinaria fue convocada el miércoles, 17 de diciembre, 24 horas antes de celebrarse la misma.

“Este es un proyecto importante en el que se están desembolsando fondos públicos y no se debería estar limitando tanto el tiempo de preguntas”, argumentó Díaz Maldonado. “Ellos (la mayoría) tienen el temor de que se dé a la luz información que no es conveniente para la administración”.

Durante la breve discusión de la pieza, la administración municipal fue representada por el jefe de Turismo y pasado director de campaña de la alcaldesa, José Alberto Reyes Feliciano, y el nuevo director de la oficina de Recreación y Deportes, Eric Vega. El comisionado de la LAI, José Enrique Arrarás también participó de los procesos.

Ausente de la sesión estuvo la propia alcaldesa de Ponce, quien al momento de la sesión protagonizaba una caravana navideña por las calles de la ciudad.

“Es una falta de respeto”

Consumada la votación, la portavoz de los empleados no unionados del Municipio de Ponce, Marlese Sifre Rodríguez, no pudo esconder su enojo y frustración.

“Esto es intolerable, inaceptable y es una falta de respeto, no solamente para los empleados, sino para todo el pueblo ponceño”, declaró a este semanario.

“No podemos creer la magnitud de los actos mezquinos que comete esta administración. Es como si no tuvieran ningún tipo de sensibilidad ante la situación difícil que nosotros estamos viviendo”, continuó la empleada municipal.

“Es increíble y absurdo que justo cuando sale un informe del Contralor señalando irregularidades en los donativos que se han dado durante todo este tiempo, hacen una extraordinaria para esto”, agregó.

Sifre Rodríguez además cuestionó la necesidad de subvencionar el principal evento de la LAI con fondos públicos, aun cuando la entidad tiene a su alcance alternativas para obtener el financiamiento necesario.

“No estamos en contra de que se celebren las Justas en Ponce, pero sí estamos opuestos a que se lleven tantos fondos públicos cuando hay una reducción de jornada”, argumentó.

“La LAI cuenta con muchísimas universidades que tienen la capacidad económica para realizar actividades y generar fondos para las Justas”, continuó. “Depender de fondos públicos en medio de una situación tan difícil como la que vive el país y especialmente Ponce es totalmente inaceptable”.

“Por otra parte, durante todo este tiempo la mayoría en la Legislatura Municipal de Ponce ha demostrado ser un ‘sello de goma’ de la alcaldesa. No han tenido la decencia ni los pantalones para ver más allá en cada proyecto y considerar la situación a la que se enfrenta la ciudad”, concluyó.