Doctora Thompson García: Levanta banderas a la primera semana de reapertura comercial

“Entiendo la desesperación de la gente que lleva mucho tiempo encerrada, quieren salir y cambiar de ambiente, pero meterse en cualquier lugar con aire acondicionado, sin ventilación adecuada y donde hay muchas personas, no es buena idea”, insistió Thompson García.

Foto archivo

El dramático aumento de personas circulando en espacios confinados a partir de la primera semana de reapertura del sector comercial del país ha disparado las alarmas entre salubristas, quienes temen un posible reapunte de casos de COVID-19 en la isla.

Pero más aun, es el cumplimiento disparejo con los protocolos de seguridad lo que más preocupa a expertos en el tema, como Kenira Thompson García, vicepresidenta de investigación del Ponce Health Sciences University.

“Me quede asombrada”, sentenció Thompson García. “Me preocupa grandemente el que tengamos miles de personas registrándose y haciendo fila para entrar a los centros comerciales… No hay nada en los centros comerciales que sea de primera necesidad”, planteó en entrevista con La Perla del Sur.

“Reconocemos que la reapertura responde a una necesidad económica del país, pero hay que tener mucho cuidado porque esta reapertura no significa que la emergencia de salud ha terminado”, continuó.

“Si la gente sale desenfrenada a la calle, podemos echar para atrás todo lo que hemos avanzado. Mi miedo es que si tenemos un segundo brote, sea peor que el primero”.

Sin supervisión

Asimismo, Thompson García cuestionó la capacidad del gobierno para fiscalizar la implementación y cumplimiento de los protocolos de seguridad en comercios y declaró, incluso, que algunos negocios ya están incumpliendo con las directrices para limitar el número de clientes en sus espacios.

“Todos estos comercios tuvieron que someter protocolos para que les autorizaran la reapertura, pero obviamente el protocolo escrito es una cosa y el cumplimiento es otra. El papel aguanta todo lo que tú le quieras poner, pero no sabemos si el gobierno tiene la infraestructura para darle seguimiento a esto”, puntualizó.

“Esto no es algo de una o dos semanas. Estas medidas de seguridad se van a tener que mantener por un buen tiempo, pero no estoy tan segura de que los comercios vayan a seguir todos los protocolos a largo plazo”, sostuvo.

Para constatarlo, La Perla del Sur acudió durante la mañana del pasado lunes al establecimiento Walmart de la Avenida Baramaya en Ponce y en el lugar corroboró que no había fila para ingresar, aunque el estacionamiento estaba repleto.

En el interior de la tienda, el flujo libre de clientes era notable e, incluso, muchos incumplían con la rotulación que pretende regular el tráfico de personas entre las góndolas, por lo que era imposible guardar la distancia recomendada de seis pies.

“El que un comercio o un restaurante esté abierto, no significa que todos tenemos que ir ahí. Entiendo la desesperación de la gente que lleva mucho tiempo encerrada, quieren salir y cambiar de ambiente, pero meterse en cualquier lugar con aire acondicionado, sin ventilación adecuada, y donde hay muchas personas, no es buena idea”, insistió.

“No lo están tomando en serio”

De igual forma, Thompson García destacó que cada día se aprecia a más personas en la calle incumpliendo con medidas de seguridad, posiblemente por fatiga.

“He visto a muchas personas con las mascarillas mal puestas, con la nariz al descubierto y eso es como no tener nada”, afirmó.

“Lamentablemente, hay gente que ha perdido un poco el respeto al virus. Como aquí no hemos visto el volumen tan crítico de casos que se ha visto en lugares como Nueva York, muchas personas se han llevado la impresión de que el riesgo es bajo”, continuó.

“Según se van flexibilizando las medidas, se corre el riesgo de que las personas dejen de tomar esto en serio. He visto en Facebook que ya están poniendo fotos de fiestas, reuniones familiares y cumpleaños, y hay que tener mucho cuidado con estas actividades, porque sabemos que hay personas asintomáticas”, añadió.

Thompson García además destacó que ha observado a muchos padres llevando a sus hijos a los comercios: menores que por su edad son más propensos a incumplir con medidas de protección e higiene.

“Los niños tocan todo y por más que tú los veles, es difícil evitar que se toquen la cara y se expongan. Es exponerlos a ellos y a todos en su hogar, innecesariamente”, agregó.

Recomienda continuar el toque de queda

Por último, la salubrista urgió al gobierno central a mantener el toque de queda en su horario actual, de 7:00 de la noche a 5:00 de la mañana.

“En realidad la reapertura excedió las recomendaciones que se habían hecho, al incluir el reinicio de los centros comerciales y otras actividades que se habían recomendado para otras fases posteriores de reapertura”, comentó.

“El toque de queda ha sido bien favorable. Por lo menos tenemos un bloque de 10 horas donde no hay preocupación de contagio mayor y le permite a todo el mundo tener una recarga”, recalcó, “Por el momento, lo más prudente es que las cosas sigan como están”.