Diócesis de Arecibo pide a los tribunales se les excluya de posible embargo

Foto: Visualhunt

Arecibo – La Diócesis de Arecibo solicitó el viernes, al Tribunal de Apelaciones intervenir en el caso en donde se ordenará el embargo de $4.7 millones en contra de la “Iglesia Católica Apostólica Romana”.

La comparecencia de la Diócesis de Arecibo se limita a defender la independencia de su personalidad jurídica propia, y en nada tiene que ver con los méritos del reclamo de pensiones formulado por los demandantes en el caso.

“La petición de intervención de la Diócesis de Arecibo persigue el único propósito de defenderse de una orden de embargo excesiva, con el potencial de afectar sus bienes y patrimonio, dictada en un caso en donde esta no fue parte, y no tuvo oportunidad de ser oída. Por igual, se afirma que la independencia de la Diócesis debe ser respetada por los tribunales dentro del marco constitucional prevaleciente, por constituir un elemento de gobierno interno de la institución religiosa, directamente asociado al ejercicio de la Fe”, sostuvo el licenciado Frank Torres-Viada, abogado de la Diócesis de Arecibo en declaraciones escritas.

Sobre el caso que provocó la decisión de la orden de embargo de los bienes de toda la Iglesia Católica en Puerto Rico sin distinción de las diferentes diócesis que hay en la Isla, el licenciado Torres Viada reiteró que “es importante aclarar que la Diócesis de Arecibo no tiene, ni tenía ningún tipo de participación ni poder decisional en el Fideicomiso creado por la Superintendencia de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan”.

Subrayó que la Diócesis de Arecibo, no forma parte de este Fideicomiso y no es parte de la demanda contra el mismo, por lo que tampoco intervendrá en este asunto.

En días recientes el Tribunal de Primera Instancia de San Juan, ordenó el embargo de $4.7 millones en contra de la totalidad de lo que denominó la “Iglesia Católica Apostólica Romana”, para responder por el pago de pensiones del Fideicomiso del Plan de Pensiones de las Escuelas Católicas, ignorando así la personalidad jurídica propia y separada de cada una de sus Diócesis.

El asunto fue elevado ante el Tribunal de Apelaciones, quien paralizó la orden de embargo hasta tanto se resuelva el recurso allí planteado.