Día Internacional de la Dislexia: uno de los trastornos de aprendizaje más comunes

Foto: Visualhunt

Cada 8 de octubre se celebra el Día Internacional de la Dislexia, con el propósito de concienciar a las personas acerca de este trastorno que afecta al 10 por ciento de la población mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Datos estiman que los niños disléxicos -con edades comprendidas entre los 7 y 9 años- representan entre el 3 y el 6 por ciento de la población infantil, presentándose esta condición más en los niños que en las niñas.

Cabe destacar que el contenido curricular del sistema educativo actual está basado en el aprendizaje, a través de la lectura, la escritura y la memorización, generando marcadas condiciones de desigualdad en los niños con dislexia, debido a su dificultad para la comprensión y el aprendizaje.

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico y hereditario que afecta a diversas áreas de funcionamiento, tales como el desempeño lector y de escritura, incidiendo en el rendimiento académico de los niños y adolescentes en edad escolar, así como el desempeño laboral en adultos.

Los principales rasgos característicos de la dislexia son los siguientes:

  • Dificultades en la lectura y escritura, de manera fluida y precisa.
  • Dificultades de comprensión.
  • Léxico limitado.
  • Deficiencias en la memoria de corto plazo.
  • Dificultades de seguimiento visual.
  • Dificultades en las nociones espacio-temporales: confusión entre la derecha y la izquierda, reconocer los días de la semana, meses, horas.
  • Cambio en el orden de las letras.
  • Dificultades en la coordinación psicomotriz (dispraxia).
  • Dificultades con las matemáticas (discalculia).
  • Ortografía deficiente.

Este trastorno del neurodesarrollo genera las siguientes consecuencias, dificultades y limitaciones:

  • Deserción escolar.
  • Episodios depresivos.
  • Estrés y ansiedad.
  • Bullying.
  • Baja autoestima.
  • Trastornos alimenticios.

Para que los padres o tutores puedan ayudar a sus niños o niñas con dislexia, recomiendan los siguiente: 

  • Promover sus talentos y fortalezas, con manifestaciones de amor, apoyo y contención.
  • Explicar a las personas que padecen este trastorno que la dislexia no es un fracaso personal, ni falta de inteligencia, sino un trastorno del aprendizaje.
  • Procurar espacios limpios, relajados y organizados para las actividades escolares.
  • Procurar una alimentación sana y balanceada.
  • Establecer un contacto frecuente con los maestros, a fin de apoyar las actividades escolares y tareas en el hogar.
  • Buscar ayuda especializada o grupos de apoyo que atiendan dificultades de aprendizaje similares.