Después del confinamiento: ¡más precaución con el sol!

Los expertos han insistido en la importancia de que la exposición al sol sea progresiva.

Foto suministrada

La historia se repite en todos los rincones del país.

Con la reapertura de espacios vedados por la cuarentena del Covid-19 y la fatiga provocada por casi diez semanas de aislamiento en los hogares, son miles las personas que han salido a las calles de Puerto Rico para ejercitarse o, simplemente, pasear bajo el sol.

No obstante, dermatólogos en todo el mundo han alertado que, después del confinamiento, urge tomar precaución y volver a exponerse al sol de forma progresiva.

Como recuerdan, mediante la radiación solar el cuerpo humano sintetiza la vitamina D, esencial en ciertos procesos del organismo que ayudan a prevenir la osteoporosis y el raquitismo.

Sin embargo, tanto la radiación ultravioleta B (UVB) como la ultravioleta A (UVA) inducen a daño en la piel y a un proceso que juega un rol importante en el desarrollo de cáncer de piel y envejecimiento prematuro.

Por ello, los dermatólogos urgen a encontrar un “equilibrio” entre lo que es y no es beneficioso.

“Como en el coronavirus, aquí también somos nosotros los responsables de que la curva del cáncer de piel baje. Está en nuestras manos, este cáncer se puede prevenir con la adquisición de unas medidas saludables”, ha explicado a periodistas la especialista Ángeles Flórez Menéndez.

Por eso, los expertos han insistido en la importancia de que la exposición al sol sea progresiva, de menos a más.

“Hay que tener en cuenta que una gran parte de la población lleva muchos días sin recibir la radiación solar directamente, por lo que ahora más que nunca, si se quieren evitar quemaduras, hay que exponerse al sol con sensatez”, evitando la exposición prolongada que genera daños cutáneos, agregó la dermatóloga.

“La buena noticia es que para generar vitamina D solo se necesita que la piel esté expuesta al sol 15 minutos al día, tres veces por semana”, planteó por su parte el especialista Agustín Buendía Eisman.

En este sentido, el doctor ha señalado que, a pesar de que el 92 por ciento de las personas reconoce que la exposición al sol puede generar problemas de salud, solo un 18 por ciento de ellas protege siempre su piel.

Finalmente, los dermatólogos subrayaron la importancia de la detección precoz del cáncer de piel.

“Revisar tu piel cada mes, en unos minutos, te puede salvar la vida”, agregó Flórez Menéndez. “Un cambio en un lunar, la aparición de uno nuevo con un color extraño o una lesión que sangra debe consultarse con un médico. Sabemos que ahora están restringidas las visitas a muchas oficinas, pero ya se han establecido muchos servicios de teleconsulta. Seguro que, a través de una llamada y una fotografía, se pueden descartar lesiones graves o identificarlas”, apuntó.