Desde la autogestión dan cátedra de empatía y hermandad

Jeanette Rodríguez Colón y su grupo relataron cuán impactante ha sido identificar las necesidades de sus vecinos y constatar cómo en silencio muchos batallan con el confinamiento de la cuarentena, la soledad y la ausencia de artículos de primera necesidad.

Foto: Glorimar Muñoz Berly

Empatía, solidaridad y servicio son las palabras que mejor describen el motivo por el cual decenas de ciudadanos de Juana Díaz se han unido para asistir a otros, en medio de la crisis provocada por la pandemia del Covid 19.

“Simplemente fue Dios quien ha movido todo lo que estamos haciendo”, destacó Jeanette Rodríguez Colón, líder de la Asociación LUCHAS: la entidad sin fines de lucro que con la ayuda de vecinos del sector Río Cañas Abajo se ha dado a la tarea, voluntaria y desprendida, de llevar a las mesas de sus compueblanos un suculento plato de comida.

Conmovida al recordar cada anécdota, Jeanette relató cuán impactante ha sido para ella identificar las necesidades de los vecinos de su comunidad y constatar cómo en silencio muchos batallan con el confinamiento de la cuarentena extendida, la soledad y la ausencia de artículos de primera necesidad.

“No te voy a negar que al principio nos afectó mucho, porque desconocíamos de tantas necesidades. En nuestra comunidad hemos identificado a personas que están solas, encamadas, desempleadas, con enfermedades crónicas y muchos viejitos que no disponen de transporte o ayudas para buscar sus alimentos”, explicó aún emocionada.

“Identificamos esas necesidades, algunas que estaban calladas y las estamos atendiendo”, agregó la líder comunitaria y residente del sector.

El poder de la autogestión

LUCHAS alcanzó notoriedad en la región sur al oponerse al cierre de la Escuela Carmen Flores de Río Cañas y, aunque el Departamento de Educación no consideró su petición para mantener activo el plantel, el colectivo no se rindió.

De inmediato trabajó en una ambiciosa propuesta para administrar esa instalación, designada tras el cierre como refugio principal de la zona, y por ello propone a la Alcaldía de Juana Díaz, desde reactivar la infraestructura del comedor para cocinar y servir alimentos a la población cercana en necesidad, hasta reabrir sus salones para ofrecer tutorías a los niños del área y servicios médicos a los envejecientes, en coordinación con MED CENTRO.

“Esto ha sido para nosotros un reto, pero no nos rendimos. Y esta situación nos ha permitido demostrar lo importante que es tener acceso a la escuela”, agregó quien junto a otros vecinos mantienen los predios del plantel acondicionados y listos para su uso comunal.

De hecho, esperan en solo días reabrir la cocina para preparar los alimentos en la misma escuela y establecer un servicarro o servicio para la entrega de alimentos. “Lo importante es que estas personas cuenten con por lo menos un plato de comida en su mesa. Tener una cena segura es un alivio”, continuó evidentemente emocionada.

Sincronización efectiva

Hasta el momento, y por las pasadas dos semanas, los voluntarios de LUCHAS han acudido junto a organizaciones hermanas al comedor de la Escuela Luis Lloréns Torres de Juana Díaz, para colaborar en la confección de los cientos de almuerzos que de lunes a viernes se reparten a niños y adultos mayores necesitados de alimentos.

Pero eso no es todo. Los sábados el grupo también trabaja en la repartición de cenas, pero a residentes del sector Río Cañas, gracias a la generosidad de un joven juanadino, agrónomo de profesión y egresado de la Escuela Carmen Flores, quien durante toda la semana recibe de amigos y familiares provisiones que los sábados se preparan para la cena de sobre 50 familias con alta necesidad.

Según compartieron con La Perla del Sur, el agrónomo José Javier Cabrera Sepúlveda se ha convertido en pieza fundamental para este proyecto, ya que desinteresadamente y durante tres sábados consecutivos ha hecho posible que se entreguen más de 150 cenas a residentes de la comunidad que lo vio crecer.

De igual modo, desde el anonimato otros grupos comunitarios de Juana Díaz han emulado la gesta de la Asociación LUCHAS e identificado apremiantes necesidades de sus vecinos, para con la ayuda de generosas personas y entidades sin fines de lucro, salir al rescate de los más desamparados durante esta pandemia.

De este modo, han demostrado y reiterado que los problemas de todos alcanzan soluciones, cuando son abordados ENTRE TODOS.

¿Conoces a alguien que aporta de forma ejemplar al bienestar del país y su gente, en medio de la cuarentena? Entonces somete su nombre y datos relevantes al correo electrónico gente@periodicolaperla.com.